Una mujer disfrazada de enfermera fue sorprendida cuando intentaba sustraer una bebé de un hospital del sur de California después que la pulsera electrónica de la criatura alertó a los empleados del centro, informó la policía de Garden Grove.

Grisel Ramírez, de 48 años, fue detenida el lunes en el Centro Médico Garden Grove cuando una empleada del hospital le impidió que abandonara el recinto con una bebé dentro de un bolso, dijo el teniente Jeff Nightengale en una conferencia de prensa.

"De momento no tenemos razones sólidas para saber por qué intentó sustraer a la bebé", explicó Nightengale.

Ramírez está acusada de hacerse pasar por enfermera y entrar en la habitación de la madre, a la que indicó que debía ducharse antes de que fuera examinada por un médico, dijo el teniente policial.

Una vez que la madre de la bebé se encontraba fuera de la habitación, Ramírez presuntamente colocó a la recién nacida en una bolsa de color púrpura e intentó sacarla del recinto hospitalario.

"Sonó una alarma cuando la bebé cruzó una línea imaginaria" en el hospital que activó el dispositivo electrónico, dijo Nightengale.

Muchas maternidades de hospitales utilizan sistemas de seguridad en los que los pacientes, como los recién nacidos o los que padecen el mal de Alzheimer, llevan un dispositivo electrónico — generalmente un brazalete o una tobillera — que hace sonar la alarma cuando el paciente abandona una zona determinada.

La bebé estuvo en la bolsa sólo por poco tiempo, no sufrió lesiones y está de vuelta con su madre, agregó Nightengale.