Alistair Brownlee tomó una bandera británica, detuvo su carrera hasta caminar muy lentamente y luego rebasó la meta para conquistar el martes el triatlón de los Juegos Olímpicos.

Brownlee se despegó del español Javier Gómez a la mitad de la última prueba, la carrera pedestre de 10 kilómetros, y concluyó la exigente competición con un tiempo de una hora, 46 minutos, 25 segundos. Gómez se quedó con la presea plateada y Jonathan Brownlee, hermano menor de Alistair, se aseguró el bronce.

Los hermanos se abrazaron después de la prueba.

El ganador sumó el título olímpico — primero que Gran Bretaña obtiene en el triatlón — a sus campeonatos del mundo y de Europa. Figuró entre los tres punteros después de la natación de 1,5 kilómetro y de la carrera de 43 kilómetros en bicicleta por el Hyde Park.

Fue en la tercera prueba cuando superó a Gómez.