La fiscalía pidió el martes sentencias de tres años para tres integrantes de la banda de rock feminista que realizó una protesta contra el presidente Vladimir Putin en la principal Catedral de Moscú, pasando por alto las peticiones de grupos defensores de los derechos humanos de que las liberen.

Los abogados defensores y el influyente clérigo ortodoxo Andrei Kurayev advirtieron que las posibles sentencias a prisión contra las mujeres podrían ser contraproducentes al afectar la confianza entre los ciudadanos rusos y las instituciones del país.

El fiscal Alexander Nikiforov dijo que su solicitud era indulgente, argumentando que la recomendación toma en cuenta el hecho de que dos de las acusadas son madres y tienen buenas referencias de comportamiento.

Los cargos por vandalismo que enfrentan las integrantes de la banda punk Pussy Riot podrían implicar una sentencia de hasta siete años en prisión.

Las tres mujeres, Nadezhda Tolokonnikova, de 23 años; Maria Alekhina, de 24; y Yekaterina Samutsevich, de 29, han estado bajo custodia por cinco meses desde su protesta de febrero, cuando se apropiaron de un púlpito en la catedral de Cristo Salvador por menos de un minuto, cantando, bailando y haciendo escándalo.

Su caso es parte de una tendencia cada vez mayor del gobierno contra el disenso tras la elección de Putin en marzo, la cual llevó a fuertes protestas en Rusia y el exterior. Músicos como Madonna, Pete Townshend de The Who y Neil Tennant de los Pet Shop Boys han pedido su liberación.

Se espera que el veredicto se emita esta semana.

Las acusadas han dicho que su objetivo era expresar su resentimiento contra el apoyo del patriarca de la Iglesia Ortodoxa Rusa al gobierno de Putin. Pero los fiscales han insistido a lo largo del juicio que su acto no tuvo ninguna motivación política.

"Se expresaron contra el mundo ortodoxo y querían devaluar las tradiciones y los dogmas que se han creado por siglos", dijo Nikiforov el martes.

Las integrantes de la banda han dicho que no querían ofender los sentimientos religiosos de nadie cuando interpretaron su "oración punk".

Larisa Pavlova, abogada de los empleados de la iglesia, considerados como los afectados en el caso, dijo a la corte el martes que apoya la sentencia recomendada.

Pavlova dijo que la mayor parte del vandalismo en Rusia se comete cuando la gente está ebria y que suelen arrepentirse de lo que hicieron, pero que las acusadas "planearon detalladamente, ensayaron y estaban completamente conscientes de lo que estaban haciendo" con su presentación.

"Además tuvieron el atrevimiento de decir en la corte que hicieron lo correcto, que está bien y que seguirán haciendo cosas así", dijo Pavlova.

Tolokonnikova soltó una risa cuando Pavlova mencionó en su discurso que el feminismo en Rusia es incompatible con la fe ortodoxa.

La abogada de Pussy Riot, Violetta Volkova, reiteró las quejas de la banda de que las mujeres han sido privadas del sueño y han pasado hambre durante el juicio, lo que describió como una "tortura".

"En este juicio, las autoridades, no las chicas, le han dado un golpe brutal a la Iglesia Ortodoxa Rusa", dijo Volkova. "Hemos retrocedido a la Edad Media".