El exjefe del Ejército de Nicaragua y general retirado Humberto Ortega pidió hoy al Ejecutivo ser cuidadoso con el proyecto de construcción de un canal interoceánico de gran calado debido al "interés estratégico" que ese tema ha tenido para Estados Unidos.

"Hay que tener mucha profundidad de análisis cuando se habla de construir un canal" en Nicaragua, porque se desconocen los efectos que podría "desencadenar" en las relaciones con los grupos de poder, advirtió Ortega.

Nicaragua proyecta construir en 10 años un canal interoceánico valorado en 30.000 millones de dólares, para lo que ya ha buscado financiación con Brasil, China, Rusia y Venezuela.

El general en retiro es hermano del presidente nicaragüense, Daniel Ortega, y ambos son críticos con el gobierno de Estados Unidos.

El militar afirmó que en Nicaragua "nos sigue marcando el interés geopolítico" de Estados Unidos por obtener una "ruta canalera" que conecte al Oceánico Pacífico con el Mar Caribe.

Por tal motivo, según Ortega, este país centroamericano ha sido el más intervenido en Latinoamérica por Estados Unidos, país del que dijo financió en los años ochenta del siglo pasado a la "Contra", uno de los "grupos irregulares armados más grandes" que existió en la región.

"El interés estratégico" de Estados Unidos son las aguas del Caribe en Centroamérica, "el mare nostrum", sostuvo Ortega durante un seminario en Managua en conmemoración del 25 aniversario de la firma de los acuerdos de paz Esquipulas II.

Nicaragua estudia seis posibles rutas para construir la infraestructura y todas pasan por una parte del Lago Cocibolca.

Según la ley aprobada en el Parlamento nicaragüense, el canal interoceánico se constituirá como una empresa de carácter público-privada, en la que el Estado tendrá el 51 % de las acciones y de las ganancias, y ofrecerá el restante 49 % a los inversores, que podrán ser países, organismos internacionales o personas naturales o jurídicas.