El primer ministro de Siria comenzó a planear su defección del régimen hace dos meses cuando Bashar Assad le hizo la oferta del cargo acompañada de un ultimato: tomas el puesto o mueres.

Todos los detalles de la cuidadosa ejecución del vuelo de Riad Hijab al lado rebelde — que fueron relatados por un colaborador que escapó con él hasta Jordania — resonaron el lunes entre los líderes de toda Siria. Hijab es el miembro de mayor rango que haya desertado del gobierno, envalentonando a la oposición y provocando nuevas interrogantes sobre la capacidad del régimen de sobrevivir a la guerra civil.

Aunque Assad ha sido afectado por una serie de bochornosas defecciones de personalidades militares y políticas, éstas tienen que provocar cambios visibles en la capacidad del régimen en el campo de batalla. La pérdida de figuras de alto rango dentro del gobierno, sin embargo, trasluce que las fisuras se han profundizado en el sistema de gobierno y podrían obligar a Assad a replegarse aún más detrás de un cuadro reducido de colabores leales en momentos en que los combates parecen intensificarse en varios frentes.

"Cada defección es como otra puerta que se le cierra a Assad y una más que se les abre a los rebeldes", destacó Mustafa Alani, un analista del Centro de Investigación del Golfo, con sede en Ginebra. "No es que se trate de un momento crítico para el régimen, pero cada ruptura constituye una nueva grieta".

Se prevé que Hijab y su séquito de familiares se dirigirá a Qatar, un estado vecino del Golfo Pérsico, clave en el respaldo a los rebeldes sirios, en una señal de mayor evidencia de una arriesgada política regional y tácticas sobre el destino de Assad. Los estados del golfo y Turquía han respaldado a las fuerzas rebeldes mientras que Assad ha recibido el apoyo de aliados como Irán y Rusia.

Ahmad Kassim, un funcionario de alto rango del Ejército Libre Sirio, dijo inicialmente que Hijab había desertado con otros tres ministros, poco después redujo el número a dos. Sin embargo el vocero de Hijab, Mohammad Otari, indicó que había salido solo del país.

La defección de Hijab es un revés humillante para Assad después que una serie de generales y embajadores le han abandonado furtivamente.

Indefectiblemente tal como ha sido el caso en otras deserciones, Hijab forma parte de la mayoría suní en Siria, la cual representa el grueso de la oposición que lleva a cabo la revuelta que ha segado 19.000 vidas en sus 17 meses.

___

Halaby informó desde Aman. Los periodistas de AP, Albert Aji en Damasco y Bassem Mroue en Hatay, Turquía y Thomas Adamson en Paris contribuyeron a este despacho.