La economía global enfrenta una época altamente incierta: Europa está en crisis, la economía de Estados Unidos sigue como atascada en el lodo, en los países emergentes como los de América Latina cada vez hay más temor de un nuevo contagio de la crisis económica por una caída en los precios de los bienes básicos.

Ante ese panorama ¿será el oro la opción para proteger el capital? Desde hace varios años muchos han estado apostando al metal precioso. De hecho quien invirtió 100 dólares en una onza de oro hace 10 años, hoy tendría cerca de 533 dólares, lo que representa una rentabilidad de 433% en la década o un 18% anual, lo que es muy superior a cualquier otra opción de inversión disponible.

La pregunta es si el oro seguirá siendo una buena inversión. Algunos de los factores principales que impulsan el oro aún subsisten y se mantendrán por algún tiempo.

El principal es que el oro es la inversión refugio por excelencia. Es la inversión a la que se acude para proteger el valor del capital de la incertidumbre porque se cree que el oro siempre mantiene su valor.

Los factores de incertidumbre como la crisis económica global permanecen y tienden a empeorar con la agudización de la crisis europea y el estancamiento de la recuperación de la economía de EE.UU. En la medida en que la crisis empeore y se combine con caídas en el valor de las monedas duras como el euro y el dólar, el oro tiene perspectivas de seguir avanzando.

Pero el oro es un bien básico (commodity) cuyo valor se fija en los mercados a futuros. Los que negocian los contratos son inversionistas que nunca toman control físico del metal. Es decir, el precio del oro puede subir porque hay demanda de contratos a futuro, lo que no indica necesariamente que haya mayor necesidad de oro en el mundo. Se le puede considerar un mercado ficticio, en contraposición al mercado real de compra y venta de metales. Pero igual ocurre con todos los demás bienes básicos como el petróleo o la soya, que son manipulados en bolsas de futuros.

El oro como inversión tiene sus detractores, entre los cuales destaca el multimillonario Warren Buffett, uno de los más reconocidos inversionistas y empresarios del mundo. Buffett dice que el oro no es una buena inversión porque las buenas inversiones son las que producen flujo de caja como las empresas.

Ciertamente, el oro es solo un metal que se valoriza o no según las transacciones de los mercados internacionales de futuros, que pueden ser muy volátiles.

¿Cómo se invierte en oro? Es posible comprar lingotes o directamente joyas. Pero también existen opciones como fondos de inversión que invierten en contratos a futuro sobre el oro. Otra forma es invertir en fondos que invierten en empresas dedicadas a la minería del oro.

En los últimos cinco años los fondos especializados en empresas de minería de metales preciosos han tenido una rentabilidad anual promedio de 3,6% de acuerdo con Morningstar Inc.

Y los fondos negociables en el mercado conocidos por la sigla ETF, especializados en futuros sobre metales preciosos, han tenido una rentabilidad del 17,3% en los últimos 3 años, de acuerdo con Morningstar Inc.

La inversión en oro puede ser de alta volatilidad y se recomienda como un componente más de una cartera de inversiones.