El Gobierno de Costa de Marfil atribuyó hoy a milicias leales al expresidente Laurent Gbagbo el ataque perpetrado este lunes contra una base militar de Abiyán, en el que murieron seis soldados marfileños y uno de los atacantes.

"Lo que puedo decir en este momento de la investigación es que esas personas proceden del entorno de milicias pro Gbagbo y exmilitares de las Fuerzas de Defensa y Seguridad (FDS, leales antaño al expresidente), dijo el ministro marfileño del Interior, Hamed Bakayoko.

En declaraciones a los medios en el marco de la celebración del 52 aniversario de la independencia del país, Bakayoko aseguró que los agresores tenían cómplices en la base militar y que el ataque fue coordinado por antiguos miembros de la las FDS desde Ghana.

El ministro agregó que "buena parte" de las armas y municiones de los atacantes fueron recuperadas, y advirtió de que "esta estrategia de provocación es probable que continúe".

Por su parte, el presidente marfileño, Alassane Ouattara, prometió, en un discurso dirigido a la nación con motivo de la independencia, una "lucha sin piedad" contra quienes quieren crear "una psicosis y un sentimiento de inseguridad en el país".

El atentado contra la base militar de Akouedo en Abiyán, capital económica de Costa de Marfil, ocurrió un día después de los ataques contra dos comisarías de Yopougon, un popular barrio de Abiyán, en los que murieron al menos cinco soldados.

En la primera mitad de 2011, Costa de Marfil estuvo al borde de la guerra civil al negarse Laurent Gbagbo a aceptar su derrota en las elecciones presidenciales de diciembre de 2010.

En los comicios, Gbagbo no reconoció su derrota pese a que Ouattara fue declarado vencedor, lo que provocó una crisis de cinco meses que enfrentó a fuerzas leales a uno y otro político.

Al menos 3.000 personas murieron, otras 32 están desaparecidas y 500 fueron detenidas de forma arbitraria en actos de violencia posteriores a los comicios, según la Fiscalía de la Corte Penal Internacional (CPI).

Detenido el 11 de abril de 2011, Gbagbo fue trasladado el pasado 29 de noviembre a la CPI, donde se le imputan cuatro cargos de lesa humanidad, entre ellos violaciones, asesinatos y persecuciones dirigidas contra partidarios de Ouattara.