El presidente del Banco Central de Chile, Rodrigo Vergara, advirtió hoy que la economía del país mostrará una mayor desaceleración en el segundo semestre, tras mostrar un "sorprendente" comportamiento positivo en el primero.

En junio, según informó este lunes el emisor, la actividad creció en Chile un 6,2 por ciento interanual, por encima de las expectativas del mercado y los expertos, para acumular, según datos preliminares, una expansión del 5,5 % en el primer semestre.

Ello, según el presidente del Central, "es una muy buena noticia" para el país", mantener ese rango de crecimiento, "con una desaceleración acotada".

Para el tercer trimestre, dijo Vergara al participar en un encuentro empresarial, se esperan cifras de crecimiento "con volatilidad".

"Hasta el momento hemos visto una desaceleración modesta. No obstante, esperamos una desaceleración más pronunciada en el segundo semestre", precisó y subrayó que "no hay que sacar cuentas alegres", pues "hay riesgos importantes y debemos estar atentos a lo que pueda pasar".

Agregó que hasta ahora la economía chilena no está "fuertemente" afectada por la crisis europea, pero llamó a la prudencia, en previsión de lo que podría ocurrir en el segundo semestre y más allá.

"No es razonable suponer que estamos fuertemente afectados, no lo estamos, pero tampoco podemos decir que somos inmunes a lo que está sucediendo afuera. Somos una economía pequeña y siempre hemos sido afectados por lo que sucede en el resto del mundo", explicó al respecto.

"El paso del tiempo nos dará más luces sobre los efectos concretos de la situación externa en Chile. Por ahora es importante aprovechar las oportunidades que se nos presentan, pero también tener en cuenta que los riesgos existen y que son significativos", insistió.

A su juicio, en el actual escenario externo, "que es bastante incierto", debe primar la prudencia en la fijación de la tasa de interés de política monetaria, que el Banco Central mantiene desde hace varios meses en el 5 % anual, nivel que considera "neutral".

"Actuar precipitadamente sólo reducirá su capacidad de acción (de la tasa)", sostuvo.

"Tenemos meses con inflaciones muy bajas y otros meses con (ritmo de) actividad muy alta. Estamos viendo bastante volatilidad en cifras de corto plazo y es importante no reaccionar ante cifras puntuales", precisó.

En junio, los precios al consumidor retrocedieron en Chile un 0,3 %, con lo cual la inflación acumuló un avance del 0,4 % en el primer semestre y del 2,7 % interanual, mientras en julio los precios se habrían mantenido invariables, según los pronósticos.

"Nosotros tomamos decisiones basados en el mediano plazo. Nuestro objetivo es que la inflación esté en el rango (meta) del Banco Central (2 a 4 %) en un periodo de 24 meses", concluyó.