Estados Unidos incluyó hoy en su lista de terroristas internacionales al saudí Mansur Al Harbi, un líder de Al Qaeda buscado por Arabia Saudí y por Interpol, acusado de entrenar a reclutas del grupo en Afganistán desde hace diez años.

La designación de Al Harbi (cuyo nombre completo es Azzam Abdulá Zureik Al-Maulid Al-Subhi) implica la congelación de cualquier activo que pueda tener en jurisdicción de EE.UU. y la prohibición a los estadounidenses de entablar transacciones con él, informó el Departamento de Estado en un comunicado.

Al Harbi, definido como "un entrenador y miembro veterano de Al Qaeda", se encuentra sujeto a una orden de extradición de Arabia Saudí, "por participar en actividades terroristas y por sus lazos" con la red terrorista, que incluyen a líderes como Abdel Aziz Migrin y Sayf Al Adl.

Además, el ciudadano saudí está sujeto a una "alerta roja" de la Organización Internacional de la Policía Criminal (Interpol) -una orden internacional de captura- y a una alerta naranja de la misma institución, que avisa de posibles ataques terroristas en las naciones pertenecientes a la organización.

"Mansur Al Harbi viajó a Afganistán hace más de una década para unirse a Al Qaeda. Es responsable de formar a militantes y de coordinar reclutas extranjeros que viajan a Afganistán para luchar contra fuerzas de la coalición", indicó el Departamento de Estado.

"Como resultado de su posición clave en el entrenamiento, Al Harbi está conectado con muchos de los principales líderes de Al Qaeda", añadió.

La lista de individuos terroristas, creada bajo la orden ejecutiva 13224 y manejada por el Departamento de Estado en coordinación con los del Tesoro y Justicia, sirve como complemento de la lista de organizaciones terroristas, a la que pertenece Al Qaeda.