Un hombre está bajo custodia de la policía después de subir a un autobús en la famosa Calle 8 de Miami (EE.UU.) y afirmar que tenía una bomba, lo que obligó a cerrar varios tramos del sector mientras un equipo antiexplosivos inspeccionaba el vehículo, dijo hoy a Efe una fuente policial.

"Un pasajero que estaba montándose en el autobús dijo que tenía una bomba. El chófer inmediatamente llamó al 911 (el servicio de emergencias) y al llegar los agentes evacuaron a entre 15 y 20 pasajeros. Tras una inspección se determinó que no había ninguna bomba", informó el sargento Freddy Cruz de la policía de Miami.

El individuo, "blanco y posiblemente hispano", aún no afronta cargos porque las autoridades estaban sopesando si le ingresaban primero en un hospital para una evaluación psicológica.

El incidente obligó a la policía a cerrar varios tramos de la Calle 8 donde se realiza un multitudinario carnaval considerado como la mayor fiesta callejera hispana de Estados Unidos.

Cruz dijo que el hombre está siendo investigado y todavía no divulgan su identidad.

La detención del individuo se produjo un día después de que otra amenaza de bomba causó la evacuación de un centro comercial de Miami, el Dadeland Mall.

Las autoridades informaron que una persona llamó en horas de la noche a un joyería para notificar que presuntamente había explosivos en el local.

El hecho causó pánico entre las personas que se hallaban en el centro comercial que comenzaron a correr en distintas direcciones hacia las salidas.

La policía del condado de Miami-Dade apareció en la escena del incidente con perros especializados en detectar explosivos y tras evacuar brevemente el centro comercial se determinó que se trataba de otra falsa alarma.