Citigroup ha empezado a operar en China con su corredora de bolsa mixta, formada en alianza con la sociedad bursátil shanghainesa Orient, que dará acceso al grupo bancario de EEUU al segundo mayor mercado de ofertas públicas de valores (OPV) del planeta.

Según recoge hoy el diario oficial "Shanghai Daily", la nueva entidad, "Citi Orient Securities", tendrá sede en Shanghái y contará con un capital registrado de 800 millones de yuanes (100 millones de euros, 126 millones de dólares).

La entidad estadounidense anunció en enero que controlaría el 33 por ciento de la nueva empresa mixta (el máximo permitido para una firma extranjera en el sector), mientras que Orient tendrá en su poder la totalidad del 67 por ciento restante.

De esta manera, el presidente de Orient, Pan Xinjun, encabezará también la mesa de seis directivos que tendrá Citi Orient, cuyo presidente ejecutivo será el chino Ma Ji, y que cuenta con cerca de 200 especialistas financieros.

Ambas partes acordaron su alianza hace un año y recibieron el visto bueno de la Comisión Reguladora del Mercado de Valores de China (CRMV) en enero pasado, pero Citigroup ya ha visto cómo rivales como Goldman Sachs y UBS le han adelantado en la formación de otras empresas mixtas similares en el gigante asiático.

"Esta es la pieza final del rompecabezas de la banca de inversión en China", aseguró el presidente ejecutivo de Citigroup para Asia-Pacífico, Stephen Bird. "No creo que estemos llegando tarde, esto sigue siendo el principio para China", afirmó.

Por el momento, para que una entidad extranjera pueda participar en los mercados de valores chinos, es indispensable que lo haga en asociación con una empresa local.

Las dos Bolsas chinas (Shanghái y Shenzhen) sumaron en total 280 OPV durante 2011, con las que recaudaron en total 270.000 millones de yuanes (33.650 millones de euros, 42.735 millones de dólares).

La apertura del sector puede aumentar pronto, ya que en mayo Estados Unidos, tras un encuentro bilateral anual con China, reveló que Pekín había acordado aumentar la participación extranjera máxima permitida en este tipo de empresas mixtas hasta un 49 por ciento, desde el actual 33 por ciento, aunque no adelantó desde cuándo.

Cuando eso sea posible, Citigroup planea aumentar su participación hasta ese máximo, en lo que Orient está de acuerdo.

A eso se suma que desde hace años se espera en la Bolsa de Shanghái un panel para la cotización directa de empresas extranjeras en los parqués del país, en el que hay decenas de multinacionales interesadas.

Aunque está teóricamente listo, no se ha puesto en marcha por el bajo rendimiento de los parqués chinos desde 2010.

La corredora Orient, creada en Shanghái en 1998, cuenta con más de 3.100 empleados y está en manos, a su vez, de varias entidades estatales del gobierno de Shanghái.

Citigroup, por su parte, fue el primer banco en entrar al mercado chino (su primera oficina en el país data de la época imperial, de 1902), y su banco Citibank es, desde 2007, una de las pocas entidades extranjeras autorizadas a ofrecer depósitos en yuanes a clientes individuales chinos en el país.

Su red de bancos se extiende en la actualidad por 13 de las principales grandes urbes del país asiático, y en febrero pasado se convirtió en la segunda entidad foránea en ser autorizada a operar con sus propias tarjetas de crédito en el país, sólo por detrás del "Bank of East Asia", de Hong Kong.