La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU. cuenta con un nuevo agente en Arizona.

Es trabajador, bilingüe, un poco mecánico y no muy sociable con los demás empleados, pero no se queja de las largas horas ni de los problemáticos transeúntes.

Eso se debe a que, a diferencia de sus compañeros de carne y hueso, este trabajador es algo salido de una película de ciencia-ficción. Salido de la esfera de películas como Blade Runner y Terminator, este empleado es un avatar: un guardia fronterizo virtual que reside en una caseta creada por investigadores de la Universidad de Arizona para hacer más rápidos ciertos cruces de frontera.

Ubicado en el cruce entre los Estados Unidos y México en Nogales (Arizona), el avatar, que tiene un aspecto pulcro con espeso cabello negro y una corbata a rayas grises, es parte de una expansión del Programa de Viajeros Confiables (Trusted Traveler) de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza. La idea detrás del programa es permitir los “viajes rápidos para viajeros de bajo riesgo preaprobados, mediante el uso de carriles y casetas exclusivos”, dijo.

El Programa de Viajeros Confiables se creó después de los ataques del 9/11, al incrementarse las medidas de seguridad. Para poder participar en el programa, los viajeros deben someterse a una averiguación de antecedentes delictivos, policiales, de aduanas, inmigración, del departamento de agricultura o terroristas, además de la obtención y comparación de sus huellas digitales y una entrevista personal con un agente de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza tras la entrevista con el avatar.

Por ahora, al avatar lo vigila un agente real que obtiene datos mediante una tableta iPad, los que se pueden usar en una entrevista posterior. Mediante programas informáticos de reconocimiento de voz y detección de anomalías, el avatar señalará cualquier respuesta dudosa para que un agente de Aduanas y Protección Fronteriza lo investigue, según la revista Scientific American.

Una de las maneras en que esta oficina espera usar las casetas es haciendo entrevistas preliminares para luego ahorrar tiempo durante el interrogatorio cara a cara.

Hay cierta preocupación, sin embargo, de que la tecnología no sea tan eficaz como esperan la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza y los investigadores.

Lillie Coney, directora asociada del Centro de Información Electrónica sobre Privacidad (Electronic Privacy Information Center, EPIC), un centro de investigación de interés público con sede en Washington D.C., que se ocupa de las libertades civiles y cuestiones de seguridad pública, afirmó que “Gran parte de esto toma tecnología informática que recién se termina de investigar y la implementa en el terreno”. “Si ponemos en marcha programas de este tipo será más probable que los viajeros de nuestro país sean sometidos a esto cuando viajan al extranjero”.

Las casetas con avatares tienen el potencial de atraer el mismo aluvión de críticas que recibió el programa de Tecnología de Detección de Atributos Futuros (Future Attribute Screening Technology, FAST) del Departamento de Seguridad Nacional. FAST mide la frecuencia del pulso, la temperatura de la piel, la respiración, la expresión facial, los movimientos corporales, la dilatación de las pupilas y otros factores fisiológicos y conductuales de los viajeros, para determinar qué riesgo representan para la seguridad.  

“Cada vez que se trata de automatizar un proceso relacionado con la seguridad, la principal duda que surge es ‘¿es esto un uso apropiado de la tecnología?’” dijo Coney.

Los investigadores dijeron que el avatar hace que la gente responda preguntas como si estuvieran hablando con un ser humano.  

“Era como si estuvieran hablando a Moviefone", dijo Aaron Elkins, un investigador posdoctorado del departamento de Sistemas de Información Administrativa (Management Information Systems) de la Universidad de Arizona, sobre las pruebas de laboratorio previas al avatar. “Cuando se agregó un avatar, la gente lo trataba casi como si fuera una persona, e incluso a veces le decían "señor".

El cruce fronterizo de Nogales es uno de los principales conductos para ingresar drogas a los EE. UU. desde México, donde los agentes de la patrulla fronteriza incautaron más de 77 kilogramos de cocaína y tres kilogramos de metanfetamina por un total de más de 2 millones de dólares a dos hombres que intentaban cruzar la frontera.

A comienzos de este año, el consulado de EE. UU. en Nogales (México) emitió una advertencia para quienes viajan a esa zona.

“Los viajeros de EE. UU. deben saber que el gobierno mexicano viene realizando un ingente esfuerzo para contrarrestar el accionar de las organizaciones delictivas trasnacionales que se dedican al narcotráfico y otras actividades ilegales en todo México”, decía la advertencia.  “Estas organizaciones luchan entre sí para controlar las rutas de tráfico de drogas y otras actividades delictivas.  Como resultado, el crimen y la violencia son un problema grave en todo el país y pueden o ocurrir en cualquier sitio”.

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino