Miembros de los Cascos Blancos, el cuerpo de voluntarios expertos en ayuda humanitaria que depende de la Cancillería argentina, se desplazarán a Oriente Medio con el objetivo de dar apoyo a la misión humanitaria de Acnur para asistir a los refugiados sirios.

La Cancillería argentina informó hoy en un comunicado que un equipo de Cascos Blancos se desplazará a la región del Kurdistán, en el norte de Iraq, para contribuir al Plan Regional de Respuesta a Siria de refugiados provenientes de territorio sirio, bajo la coordinación del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).

El Gobierno argentino explicó que a raíz de la crisis en Siria, Acnur solicitó el apoyo del país suramericano para gestionar el campamento de refugiados de Dormiz, ubicado en la provincia de Duhok, en el norte de Iraq.

El año pasado, los Cascos Blancos argentinos se desplazaron en apoyo a la operación del Acnur en la región fronteriza entre Libia y Túnez, en los campamentos de tránsito que dieron asistencia a más de 33.000 desplazados.

"En virtud de los términos de referencia acordados con el Acnur, el equipo argentino desarrollará tareas en materia de planificación, agua y saneamiento, contención psicosocial y articulación comunitaria en el campamento cuya población se estima en alrededor de 2.500 refugiados", señaló la Cancillería argentina.

A finales de este mes, la misión argentina partirá rumbo a Amman, Jordania, donde cumplirán con los procedimientos requeridos sobre seguridad en terreno, previo a trasladarse a Duhok, "estimando que la presencia del equipo argentino en el campo de refugiados será de aproximadamente un mes, según lo solicitado por el Acnur", precisaron las autoridades argentinas.