Jeimy Bernárdez lleva un tiempo dándole vueltas a la cabeza sobre cómo mejorar las condiciones de entrenamiento para los atletas hondureños.

Y se ha propuesto conseguirlo.

Bernárdez quedó eliminada el lunes en la primera ronda de los 100 metros con vallas de los juegos olímpicos tras clasificar última de su serie con un tiempo de 14.36 segundos.

"No he logrado el objetivo de rebajar mi marca", dijo Bernárdez, quien pasó varios meses preparándose en Colombia. "No me sentí bien. Estoy decepcionada".

Son las segundas olimpiadas para la hondureña, que en Beijing 2008 también quedó apeada en las eliminatorias. Ahora duda que su futuro inmediato esté en la pista y quiere enfocarse en terminar los estudios de educación física y convertirse en entrenadora de atletismo.

"Ya no sé si seguiré compitiendo y dedicarme solo a estudiar. Tengo que pensar en el futuro", comentó.

Bernárdez quiere contribuir con su preparación a diseñar programas de entrenamiento más adecuados y mejorar las instalaciones deportivas en las que entrenan los atletas en Tegucigalpa.

En Londres, Bernárdez y Ronald Bennett, que participará en los 110 metros con vallas, son los únicos hondureños en el atletismo olímpico.

"No tenemos instalaciones, se debería cambiar esa pista", comentó.