Autoridades y empresarios uruguayos expresaron hoy su deseo de abrir el país al turismo "gay friendly" (amable con los homosexuales) para romper con la dependencia de la llegada de visitantes únicamente en verano y aprovechando la tradición de respeto a la diversidad que rige en Uruguay.

Este lunes Montevideo acogió la Segunda Conferencia Internacional de Turismo LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales) bajo el título "Descubrí Montevideo Friendly" en la sede del Laboratorio Tecnológico del Uruguay (LATU).

En el encuentro participaron, además de autoridades del sector, operadores turísticos y empresarios y se presentaron experiencias internacionales como la de Buenos Aires, Rosario y Mendoza (Argentina) y Tel Aviv (Israel), que fue galardonada en 2011 como "ciudad gay", informó hoy un comunicado de la Presidencia uruguaya.

El ministro interino de Turismo, Antonio Carámbula, indicó en el acto que una vez logrado un crecimiento sostenido del turismo en el país en los últimos años "es tiempo de revolucionar la oferta, diversificarla, romper con la estacionalidad del verano y mejorar la calidad de los recursos humanos".

Carámbula recalcó que además de la "diversidad de la oferta cultural" uruguaya, "los visitantes valoran la calidez" de los ciudadanos.

Otros atractivos de la pequeña nación suramericana son su "escala humana" y "una legislación que históricamente tuvo en cuenta la integración, la inclusión y que en los últimos años posee Leyes claramente antidiscriminatorias y a favor de la diversidad", remarcó.

Uruguay es uno de los pocos países de América Latina que cuenta con una ley que permite las uniones entre homosexuales y analiza autorizar expresamente los matrimonios entre personas del mismo sexo.

Además, acepta la adopción de menores por parte de homosexuales y lesbianas.

En su defensa de esta nueva opción, Carámbula argumentó que "el turismo LGBT tiene la particularidad de que se desarrolla durante todo el año".

Además de Montevideo, donde existen varios hoteles diseñados exclusivamente para este sector, el ministro interino destacó el balneario de Punta del Este, ubicado a unos 140 kilómetros de la capital y que desde hace años cuenta con varios hoteles especializados en esa clase de turismo, entre ellos uno nudista.

Por su parte, la intendenta de Montevideo, Ana Olivera, recordó que su ciudad, donde vive cerca de la mitad de los 3,3 millones de habitantes del país, aunque no es un destino de "sol y playa", cuenta con una rambla sobre la costa del Río de la Plata que se está acondicionando para hacer más atractiva la localidad.

Subrayó también que el llamado Conglomerado de Turismo de Montevideo -en el que participan actores del sector público y del privado- ha ampliado la oferta local en los últimos años con destinos como bodegas y clubes de golf, además de los teatros, museos, restaurantes, música, librerías y ferias de la capital.

Otro reclamo son las chacras (estancias) temáticas ubicadas a un cuarto de hora de la ciudad, una muestra de la tradición agrícola-ganadera uruguaya ideada para recibir a turistas de toda índole.