La opositora Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN) denunció hoy que la represión contra la disidencia es "más descarnada" en provincias fuera de La Habana.

En su informe mensual sobre represión política divulgado este lunes, el grupo que encabeza el activista Elizardo Sánchez reportó que en julio pasado se registraron al menos 406 detenciones políticas, la gran mayoría de ellas durante varias horas o pocos días.

Según la CCDHRN, la represión e intimidación policiales "son más descarnadas" fuera de la capital del país.

Para ilustrar esa situación citó los casos de los opositores Jorge Cervantes García y Ramón Bolaños Martín, miembros del grupo Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), residentes en los municipios Contramaestre y Mella, de la provincia oriental Santiago de Cuba.

La Comisión señaló que los domicilios de ambos disidentes fueron sometidos "a brutales actos de vandalismo organizados o propiciados por la policía política secreta".

También notificó una cifra de detenciones políticas "mucho mayor" que las registradas en el mes de julio de los dos años anteriores y "notablemente superior" al promedio de arrestos de disidentes reportado en 2011.

En las conclusiones de su informe, la CCDHRN indicó que "persiste una clara tendencia al aumento de esta clase de abusos en Cuba".

El Gobierno cubano considera a los disidentes "contrarrevolucionarios" y "mercenarios" al servicio de Estados Unidos.