David Plouffe, asesor de la Casa Blanca y director de la campaña del presidente Barack Obama en 2008, recibió, por dos conferencias, 100.000 dólares en 2010 de una filial de una empresa que hace negocios con el Gobierno de Irán, reveló hoy el Washington Post.

Una filial de MTN Group, una compañía de telecomunicaciones con sede en Sudáfrica, pagó a Plouffe por dos discursos que pronunció en Nigeria en diciembre de 2010, aproximadamente un mes antes de entrar a formar parte del personal de la Casa Blanca.

Según el diario, desde entonces la compañía ha sido objeto de escrutinio por sus actividades con Irán y Siria, países sobre los que pesan sanciones internacionales para limitar el acceso de los países de tecnología sensible.

El diario apunta que no hay restricciones legales o éticas porque pagaran a Plouffe para hablar en la filial de MTN como un ciudadano privado, sin embargo, por tratarse de un asesor cercano "podría resultar problemático" para Obama, mientras la Casa Blanca endurece su postura contra Irán.

La posición de la Casa Blanca contra el régimen iraní ha sido criticada por el aspirante republicano para las presidenciales del próximo noviembre, Mitt Romney, que la ha considerado demasiado transigente.

La Casa Blanca declinó una invitación del diario para entrevistar a Plouffe sobre este asunto pero, según indicó en un comunicado el portavoz Eric Schultz, la relación de la empresa con el Gobierno Iraní no era un asunto que se conociera en aquel momento.

"Las críticas a Plouffe ahora por los asuntos y controversias que se desarrollaron sólo años más tarde están simplemente fuera de lugar", señaló.

Fuentes de la Casa Blanca citadas por el diario indicaron que Plouffe remitió a su abogado la proposición de la empresa para impartir los discursos -sobre tecnología y comunicaciones digitales- antes de aceptar la invitación.

El diario señala que Plouffe no ha tenido ningún papel en las discusiones del Gobierno estadounidenses sobre las sanciones a compañías que tengan actividades en Irán.

MTN Group entró en 2005 en el mercado iraní al formar una empresa conjunta con la empresa estatal de telecomunicaciones Irancell y el grupo con sede en Johannesburgo ha expandido su negocio en Irán, Nigeria y otras economías en desarrollo.

Ejecutivos de la compañía han negado haber violado las sanciones del Gobierno estadounidense y, según indicó al Post Paul Norma, un portavoz de MTN Group, invitaron a Plouffe por su "experiencia y su conocimiento de la escena política estadounidense".

Estas conferencias "eran parte de un programa de expertos a los que MTN Nigeria invitó a sus directivos. No tenía ninguna relación o relevancia con Irán".

La Casa Blanca ha indicado que no es inusual para figuras de la política cobrar ese monto. Señalan que miembros del Ejecutivo del expresidente republicano, George Bush, fueron pagados por dar discursos por compañías que hacen negocios en Irán.