El Departamento de Servicios Financieros del estado de Nueva York acusó hoy al banco británico Standard Chartered Bank (SCB) de haber escondido durante siete años a las autoridades de EE.UU. transacciones ilegales con entidades iraníes valoradas en más de 250.000 millones de dólares.

"Durante casi diez años, SCB conspiró con el Gobierno de Irán y escondió a las autoridades reguladoras cerca de 60.000 transacciones secretas, que suponían al menos 250.000 millones de dólares, y que le surtieron unos beneficios de cientos de millones de dólares en comisiones", afirmó el regulador financiero de Nueva York.

En un informe hecho público hoy, esa institución acusa así a uno de los mayores bancos de Reino Unido de haber violado las leyes de EE.UU., que restringen las transacciones con entidades iraníes debido al peligro de estar apoyando el programa nuclear de ese país con objetivos militares encubiertos.