El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva recibió hoy autorización de sus médicos para llevar a cabo actividades "sin ninguna restricción", incluidos actos electorales.

El exmandatario, que en noviembre pasado inició un tratamiento de un cáncer de laringe del que ya está curado, según sus médicos, se sometió hoy a nuevos análisis y pruebas como una resonancia nuclear magnética y una laringoscopia y los resultados fueron positivos, según un comunicado del hospital Sirio Libanés de Sao Paulo.

"Todos los exámenes fueron considerados normales. El paciente queda liberado para actividades normales sin ninguna restricción de naturaleza médica", se agregó en la nota.

Posteriormente, uno de los miembros del equipo médico, el cardiólogo Roberto Kalil Filho, declaró a periodistas que si Lula "quiere hacer campaña, está liberado".

Además, Kalil comentó que antes de abandonar el hospital, Lula celebró el buen resultado de las pruebas y aseguró que almorzaría en compañía de su "amiga", la presidenta Dilma Rousseff.

Tras la autorización médica, los medios de comunicación brasileños dieron por hecho que el expresidente participará activamente de la campaña de Fernando Haddad, candidato del gobernante Partido de los Trabajadores (PT) a la alcaldía de Sao Paulo en los comicios del próximo octubre.