Jason Kenny dio a Gran Bretaña su quinta medalla dorada en el Velódromo de Londres, al superar al monarca mundial Gregory Bauge el lunes en la final de la prueba de velocidad, considerada la más relevante del ciclismo de pista.

Kenny, que nunca antes había vencido a Bauge, sucedió como campeón olímpico a su compañero de equipo Chris Hoy, luego de imponerse 2-0 en la última carrera.

El ahora campeón olímpico ocupó la única plaza disponible en el equipo británico, de donde desplazó al propio Hoy, después de que el organismo regulador de este deporte modificó el formato de competencia para permitir sólo un ciclista por país en la prueba de velocidad.

Bauge fracasó en su intento por ser el primer francés que se coronaba en esta competición olímpica en 40 años.

El australiano Shane Perkins se colgó al cuello la presea de bronce, al derrotar 2-0 al tiritones Njisane Nicholas Phillip.