El nicaragüense Edgar Cortez soñaba conseguir dos logros importantes en su vida al mismo tiempo este año: tener una actuación decorosa en su debut del atletismo olímpico y graduarse de abogado.

El objetivo deportivo se vio truncado el domingo, pero el académico sigue bien encaminado.

Cortez, de 22 años, sucumbió el lunes en la ronda preliminar de los 800 metros de los Juegos Olímpicos, al terminar en séptimo lugar en su serie con tiempo de 1:58.99.

"Estoy muy decepcionado. La prueba se prestó para hacer un buen tiempo", dijo el centroamericano. "Me sentí mal físicamente a mitad de carrera y nunca logré recuperarme".

"No fue mi día", lamentó Cortez, quien había llegado sexto en la final de los pasados Juegos Panamericanos de Guadalajara.

Aseguró que llegó bien físicamente a Londres, pero que inexplicablemente comenzó a sufrir agotamiento muscular durante los entrenamientos previos a su estreno en la pista.

Cortez explicó a The Associated Press que su objetivo era al menos superar la primera ronda. "Esto lo tenía en mente. Además, me había prometido antes de montar el avión que iba a lograr esa clasificación y cuando regresaba iba a terminar rápidamente mi licenciatura en derecho".

Dijo que le hace falta unas cuantas clases para culminar su carrera en la Universidad Nacional Autónoma de Managua.

Pero Cortez también trató de rescatar algo positivo de la eliminación.

"Valió la pena como experiencia en primera olimpiada y, además, estoy joven", se resignó Cortez.

Los deportes reyes en Nicaragua son el béisbol y el boxeo. La nación centroamericana ni siquiera tiene una pista adecuada para practicar el atletismo, según Cortez.

Nicaragua también trajo en el atletismo a Ingrid Narvaez, quien fue eliminada en las preliminares de los 400 metros planos.

Cortez contó que se interesó en la pista desde sus tiempos en el colegio.

"Mientras estudiaba, practicaba el atletismo", recordó. "En nuestros países tenemos que estudiar y entrenar por cuestiones económicas. Por eso quise lograr mi carrera de derecho (abogado), y me hacen falta unas cinco clases para alcanzarlo".