Quien iba a pensar que una prueba preliminar podría generar más interés que la lucha por las medallas en los Juegos Olímpicos.

La presencia de Usain Bolt, sin embargo, hace que eso sea posible. El jamaiquino competirá el martes en las preliminares de los 200 metros, justa en la que tratará de hacer historia, y esa corrida amenaza con ser el evento más atractivo de una jornada en la que Brasil y México buscarán el pase a la final del fútbol masculino.

Su victoria del domingo en los 100 metros y su innegable carisma le hicieron recuperar a Bolt el centro del escenario olímpico.

El jamaiquino llegó a Londres lleno de dudas, sin su mejor forma física, producto de algunas lesiones, y con derrotas ante Yohan Blake tanto en los 100 como en los 200 durante las pruebas clasificatorias de Jamaica.

A la hora decisiva, no obstante, sacó a relucir su casta de campeón y ganó los 100 en forma aplastante, con nuevo récord olímpico y el segundo tiempo más bajo de la historia, 9.63. Lo hizo tras un arranque horrible, en el que incluso se resbaló. Pero su acelerada en los 50 metros finales fue de leyenda.

Eso es precisamente a lo que le apunta Bolt. Y lo dice sin pelos en la lengua.

"Estoy cada vez más cerca de ser una leyenda. Siempre lo he dicho, esto es lo mío, los campeonatos grandes", declaró tras su victoria. "Y para ser una leyenda, necesito ganar los 200".

Bolt se metió en el bolsillo a la multitud que colmó el Estadio Olímpico con sus payasadas, abrazando a un muñeco y haciendo su pose característica, como si se preparase para disparar una flecha al cielo.

"Me encanta dar espectáculo", admitió sin empacho.

Ahora que tiene los 100 en el bolsillo, Bolt tratará de instalarse en los libros de récords como el primer velocista que gana dos veces seguidas esa distancia y los 200 en los Juegos Olímpicos. Carl Lewis repitió en los 100, pero en los 200 no pudo revalidar en Seúl 1988 el oro de Los Angeles 1984.

El jamaiquino pondrá en marcha su campaña en pos de los 200 el martes, cuando se correrán las preliminares. Las semifinales serán el miércoles y la final tendrá lugar el jueves.

Otra preliminar enormemente atractiva a correrse el martes es la de los 110 con vallas, en la que se espera un duelo de alto voltaje entre los cubanos Dayron Robles y Orlando Ortega, Aries Merritt, Jason Richardson y Liu Xiang.

El atletismo entregará cuatro de las 21 medallas de oro a repartirse el martes, incluida la de los 1.500 y el salto en alto masculinos, pero el otro gran foco de atención serán los partidos de México con Japón en Wembley y de Brasil con Corea del Sur en el Old Trafford de Manchester por el pase a la final del fútbol.

Brasil, con Neymar como figura, parece más cerca que nunca de ganar por primera vez el oro en el fútbol olímpico ya que en los papeles ninguno de los otros sobrevivientes está en su nivel.

Los partidos, sin embargo, hay que jugarlos.

Brasil y la República Dominicana, en tanto, enfrentarán a Rusia y Estados Unidos respectivamente en los cuartos de final del vóleibol femenino y los clavados podrían dar otra satisfacción a México, con Yahel Castillo en el trampolín de tres metros masculina.

Los mexicanos ya tienen tres medallas en clavados, dos de plata y una de bronce.