El chileno Tomás González acarició el lunes la medalla olímpica de bronce en el caballete de la gimnasia artística, pero el metal se le escapó de las manos en el último salto de la competencia.

González estaba tercero luego de realizar su último brinco, pero luego el surcoreano Hak Seon Yang realizó su salto que lo catapultó al primer lugar en la clasificación, lo que empujó al chileno al cuarto puesto.

"Fue un cuarto lugar con sabor a bronce. Creo que mis saltos fueron buenísimos, me siento sumamente feliz, espero en Chile estén orgullosos", declaró un sonriente González después de su prueba.

Yang se llevó la medalla de oro con un total de 16.533, el ruso Denis Ablyazin obtuvo la plata con 16.399 y el ucraniano Igor Radivilov el bronce con 16.316. González terminó con 16.183.

González también terminó cuarto en los ejercicios de piso.

"Todavía no puedo creer que soy cuarto lugar olímpico, no puedo expresar con palabras lo que estoy sintiendo", manifestó el primer gimnasta chileno en alcanzar una final olímpica.

Su participación en Londres generó toda una movilización en Chile, incluyendo una campaña en las redes sociales de apoyo al llamado "bigote olímpico", en alusión al bigote que se dejó crecer.

El atleta dijo que con los resultados alcanzados espera generar el apoyo que necesita para cumplir su sueño de abrir una escuela de gimnasia en Chile.

"Es importante que esto no se quede ahí (sus dos cuartos lugares), tiene que beneficiar a todo el país, y que a otras personas no les cueste tanto entrar a la gimnasia como me costó a mí", expresó.