Al terminar temprano su jornada en los Juegos Olímpicos, el luchador chileno Andrés Ayub tuvo una serie de sentimientos encontrados.

Por un lado, perdió en su primer combate ante el georgiano Guram Pherselidze por 3-0 y quedó eliminado en los 120 kilos de la lucha grecorromana. Pero por el otro, abrió una puerta para el deporte de Chile.

"Soy el primer atleta de lucha que clasifica a unos Juegos Olímpicos. Por eso lado me siento bien porque he abierto la puerta para que los muchachos vean que sí se puede", dijo Ayub a The Associated Press luego de un combate en el que siempre estuvo en desventaja.

Sin embargo, también se muestra decepcionado por un resultado adverso tras perder en dos rounds el combate pautado a tres ante el georgiano.

"Estoy triste porque perdí, pero lo dejé todo en la pelea", dijo Ayub. "Me faltó poco pero no se dio, además perdí ante un rival difícil".

En lo inmediato, Ayub planea descansar un par de días antes de retomar sus entrenamientos con miras a los Juegos Odesur en su país dentro de dos años.

"Eso es lo que pretendo hacer, trabajar para los Odesur y ver lo que sucede de ahí en adelante", dijo.