Las fuerzas de seguridad españolas sospechan que los tres presuntos miembros de Al Qaeda detenidos la semana pasada en España planeaban atentar contra un centro comercial situado en el Campo de Gibraltar, coincidiendo con la celebración de los Juegos Olímpicos en Londres.

Fuentes de la investigación señalaron hoy que la sospecha surgió a raíz de la declaración del instructor de parapente de los dos presuntos terroristas de origen checheno, Eldar Magomedov y Muhamed Ankari Adamov, detenidos el jueves, además del turco Cenzig Yalcin.

Los presuntos miembros de la red terrorista Al Qaeda preguntaron a su instructor de parapente si podían tomar imágenes aéreas de la zona en la que supuestamente planificaban atentar.

El instructor les respondió que era necesario solicitar permisos de las autoridades gibraltareñas para poder sobrevolar su espacio aéreo.

Según la hipótesis de los investigadores, los tres presuntos terroristas podrían haber estado planeando arrojar un artefacto sobre el centro comercial Puerta de Europa, situado en la localidad española de Algeciras, en el límite con Gibraltar, desde un avión de aeromodelismo, con capacidad para portar hasta un kilo de explosivo.

El turco Cenzig Yalcin alegó ante el juez Pablo Ruz, que dirige la investigación, que residía de manera legal desde hace siete años en Gibraltar, donde trabajaba como ingeniero en una empresa de construcción.

También reconoció que poseía tres aviones de aeromodelismo, de distintos tamaños, aunque lo justificó en la afición de su hijo por este pasatiempo.

Las sospechas de los investigadores se fundamentan también en el análisis de un vídeo confiscado a Yalcin en el domicilio de su mujer en la localidad española de la Línea de la Concepción (Cádiz, sur del país), en el que fue arrestado y en el que se aprecia uno de los ensayos de vuelo con uno de esos aparatos.

La Fiscalía de la Audiencia Nacional, el tribunal español que se ocupa del caso, ha pedido una investigación pericial sobre las voces que se oyen en el mismo para determinar si se corresponden con la de alguno de los tres arrestados.

El juez ordenó este domingo prisión incondicional para los dos chechenos detenidos, a los que les imputa pertenencia y tenencia de explosivos. El viernes pasado también fue enviado a prisión Yalcin.

En el auto en el que ordenó prisión incondicional para los dos chechenos, el juez aludía al hallazgo de un "artefacto explosivo" de "grave potencialidad lesiva", según el informe aportado por los TEDAX (expertos en explosivos de la Policía española).

Dicho artefacto estaba compuesto por alrededor de 100 gramos de pólvora introducida en un recipiente de cristal y, según las mismas fuentes, estaba listo para ser utilizado, aunque no tenía mecha.