La Comisión Europea (CE) aseguró hoy que los nuevos ajustes anunciados por el Gobierno español para los próximos dos años muestran la "determinación" del Ejecutivo para "respetar los compromisos" contraídos con sus socios y para regresar a la senda del crecimiento y la creación de empleo.

"Hay un esfuerzo de consolidación fiscal particularmente importante por parte de las autoridades españolas y que ha sido confirmado por el Consejo (de Ministros) español el viernes", dijo el portavoz comunitario Olivier Bailly en la rueda de prensa diaria de la CE.

El portavoz se refirió así plan presupuestario para 2013 y 2014 adoptado por el Gobierno, que recoge un ajuste de 38.956 millones de euros el próximo año y de 50.075 millones en 2014.

El pasado viernes, la CE ya dio la bienvenida a la propuesta -que ahora tendrá que analizar en el marco del procedimiento por déficit excesivo que tiene abierto España- y confió en que sirva para cumplir los objetivos de consolidación.

Por otra parte, Bailly explicó que el Ejecutivo comunitario ha recibido la carta remitida por el presidente español, Mariano Rajoy, a los presidentes de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, y del Consejo, Herman Van Rompuy, dada a conocer el pasado viernes por La Moncloa.

Según el portavoz, la misiva muestra "los esfuerzos del Gobierno español durante los últimos meses para respetar los compromisos acordados por España con sus socios".

Además de la consolidación fiscal, Bailly destacó el "esfuerzo en curso para sanear la situación de los bancos" y la "voluntad de las autoridades españolas de ayudar a las regiones a refinanciarse".

"Todos estos elementos muestran la determinación del Gobierno español, que siempre hemos subrayado, para respetar los compromisos y permitir a España regresar al camino del crecimiento, la competitividad y volver a crear empleos ante la situación de paro muy difícil en el país", recalcó.

Respecto a la situación financiera del país y la posibilidad de que se acoja a un programa de compra de deuda pública por parte del fondo de rescate europeo, Bailly dijo que ningún país ha solicitado la puesta en marcha de ese mecanismo a día de hoy.

Además, desmintió que ya haya convocada una reunión extraordinaria del Eurogrupo para el día 3 de septiembre en la que se trataría la situación de Grecia y de España e Italia, tal y como han informado algunos medios de comunicación.

Según han explicado a Efe fuentes diplomáticas, sí se prepara un encuentro para la primera semana de septiembre, aunque la fecha exacta no se debería conocer antes del 20 de agosto.

Hoy, fuentes comunitarias recalcaron que "no sería estúpido" y tendría sentido celebrar un Eurogrupo tras el receso estival.