El Gobierno nipón anunció hoy que extenderá otros seis meses su programa de préstamos denominados en dólares para impulsar fusiones y adquisiciones de empresas japonesas en el extranjero para aprovechar la fortaleza del yen frente a otras divisas.

La disponibilidad de este fondo de 10 billones de yenes (103 millones de euros), establecido en el verano de 2011, será extendida hasta marzo de 2013, especificó hoy el ministro japonés de Finanzas, Jun Azumi, en declaraciones recogidas por la agencia de noticias Kyodo.

A través de este programa el Gobierno canaliza, a través del Banco Japonés de Cooperación Internacional, préstamos procedentes de sus reservas de divisas para potenciar fusiones y adquisiciones corporativas y otras inversiones en el extranjero como, por ejemplo, proyectos de desarrollo en el sector energético.

La prolongación del plan revela la preocupación del Gobierno con respecto a la apreciación del yen, que no muestra signos de debilitamiento frente al dólar y el euro dado que los inversores persisten en buscar refugio en la divisa nipona ante las perspectivas negativas que alimenta la crisis de deuda europea.

Por otro lado, las reservas de divisas de Japón, que surten precisamente este fondo, crecieron un 0,2 por ciento en julio con respecto al mes anterior hasta los 1,272 billones de dólares, gracias a la apreciación de los bonos en poder del país asiático, precisó hoy el Ministerio de Finanzas.

Las reservas niponas, las mayores del mundo después de las de China, lograron incrementarse por primera vez en tres meses ya que, pese a la pérdida de valor de los bonos europeos por la crisis, el desplazamiento de los inversores a títulos estadounidenses ha contribuido a encarecer los que posee Japón.

Los activos de estas reservas japonesas consisten mayormente en valores y depósitos en moneda extranjera y oro, así como en posiciones de reserva y derechos especiales de giro del Fondo Monetario Internacional(FMI).