El lunes se divulgaron teleconferencias grabadas durante la crisis de la central nuclear de Fukushima después del tsunami de 2011, en las que se escucha gritar al director de la planta.

El centro de emergencias de la planta nuclear japonesa dañada por un sismo y un maremoto posterior se sacudió violentamente al producirse una explosión de hidrógeno en uno de los reactores, mientras el jefe de la central gritaba "Esto es grave, esto es muy grave", según las videoconferencias grabadas durante la crisis del año pasado.

Tokyo Electric Power Co. se negó en un principio a difundir los videos, pero la empresa se encuentra ahora bajo control del estado y recibió orden de hacerlo. Las tomas vistas el lunes estuvieron centradas mayormente en los contactos entre la sede de la empresa en Tokio y el personal de la planta de Fukushima Dai-ichi tras el sismo del 11 de marzo de 2011 y el maremoto que dañó extensamente sus reactores.

En los videos, el entonces director de la planta Masao Yoshida se quejó de que las llamadas telefónicas efectuadas a la oficina del primer ministro no funcionaron y expresó su frustración en su trato con los inspectores gubernamentales de regulación nuclear que interfirieron con preguntas técnicas que no afectaban a la situación de la planta.

Hacia las 11 de la mañana del 15 de marzo, Yoshida dijo a gritos a los directivos en la sede central de Tokio: "¡Casa matriz! Esto es grave, la Unidad Número 3, creo que se trata de una explosión de hidrógeno. Acabamos de sufrir una explosión".

Al fondo del video se observan otros funcionarios gritando preguntas, solicitando la lectura de niveles de radiación y otras informaciones. El sismo y el maremoto que estremecieron el norte del Japón desconectaron los sistemas de refrigeración, que mantenían estable el material nuclear de los reactores, por lo que el centro de los tres reactores se fusionó, dejando escapar una gran cantidad de radiación.

"Nada puedo ver desde aquí debido al humo intenso", dijo Yoshida tras la explosión. Pese a que los trabajadores intentaron evaluar la situación, se retrasaron frente a los medios de comunicación. Puede escucharse una voz del centro de emergencia, de un hombre que dijo haber visto la explosión en las noticias por televisión.

Los edificios que albergan a tres de los reactores sufrieron explosiones de hidrógeno tras llenar el gas esas construcciones que carecían de ventilación. Las explosiones difundieron radiación y retrasaron las reparaciones. Para evitar las explosiones, las autoridades consideraron incluso tirar un martillo desde un helicóptero para ocasionar un agujero en el tejado, pero desistieron por ser una maniobra demasiado peligrosa.

Los videos incluyen además conversaciones sobre los problemas de comunicación entre la planta y el gobierno, la falta de conocimientos entre los trabajadores en situaciones de emergencia y retrasos en informar al mundo exterior sobre el peligro de una fuga de radiación.