"The Campaign" es una comedia indecente hecha con intenciones indecentes: Will Ferrell y Zach Galifianakis simplemente querían hacer una película juntos.

En la cinta, que se estrena el viernes, ambos interpretan a dos políticos de Carolina del Norte que compiten en una campaña de representantes al Congreso que se pone más y más sucia. El personaje de Galifianakis ataca directamente al de Ferrell y sus números en las encuestas aumentan. Lo anterior parecería innecesariamente extremo por lo absurdo, si este no fuera un año electoral en Estados Unidos en el que los verdaderos titulares parecen sacados de una comedia.

Ferrell, de 45 años, se acercó a Galifianakis, de 42, para plantearle que hicieran equipo y los dos comenzaron rápidamente a presentar ideas. El plan original era hacer una versión masculina de "Toddlers & Tiaras", el programa de TLC sobre concursos de belleza para niñas.

"Ibamos a interpretar a dos padres, lo cual habría sido muy difícil por el factor macabro", dijo Galifianakis en una entrevista conjunta reciente con Ferrell. Ambos abandonaron esa cuando surgió el escándalo de Jerry Sandusky, acusado por abuso de menores en la universidad de Penn State. "¿Te imaginas si hubiésemos estado a la mitad de la filmación de la película sobre el concurso de belleza de niños?", dice exaltado Ferrell. "¡Horror!"

A Adam McKay, el director de la cinta y colaborador de Ferrell, así como uno de los productores de "The Campaign", le pareció que como padre escandalizado era necesario desechar esa idea. En vez, propuso una comedia política y por un tiempo pensaron hacer una película basada en el documental de campaña "The War Room", en el que Ferrell sería el candidato y Galifianakis un asesor tipo Karl Rove.

Después alguien sugirió, "¿Por qué no presentar dos tipos compitiendo entre sí, hacer una comedia más vulgar, más comercial en la que todavía se puede presentar una opinión?", dijo Ferrell.

Se acercaron al cineasta Jay Roach, cuya esquizofrénica carrera como director, que incluye farsas como "Austin Powers" y "Meet the Parents" ("La familia de mi novia") así como dramas políticos basados en la vida real para HBO como "Recount" ("Recuento") y "Game Change", hacía de él una opción natural.

Con poco más que un bosquejo de un concepto prometedor que pondría en un duelo mano a mano a ambos comediantes, la película recibió luz verde con un calendario de producción y fecha de estreno que coincidiría con las campañas presidenciales de 2012 en Estados Unidos. El guión de Chris Henchy y Shawn Harwell llegó después.

"Su química es increíble pero casi imposible", dijo Roach. "No podrían ser más diferentes en su físico, sus actitudes. Will es instantáneamente accesible y hay otras cosas a su alderredor. Zach es instantáneamente inaccesible y hay otras cosas a su alrededor".