Un hombre acusado de alteración del orden público tras haber arrojado anoche una botella a la pista de atletismo en el Estadio Olímpico de Stratford (al este de Londres) se declaró hoy "inocente" ante un tribunal londinense.

Ashley Gill-Webb, de 34 años y procedente de South Milford, cerca de la ciudad de Leeds (al norte de Inglaterra), compareció esta tarde ante un tribunal de Stratford, acusado formalmente de "ocasionar hostigamiento, alarma o angustia en virtud de la ley de orden público".

El hombre arrojó ayer una botella a la pista de atletismo, momentos antes de que empezara la final de la carrera de 100 metros, según la policía.

Tras la vista, Gill-Webb quedó en libertad bajo fianza y deberá comparecer ante un tribunal inglés el próximo 3 de septiembre.

Una portavoz de la Policía Metropolitana de Londres (Met) indicó hoy que se escuchó el grito de un hombre antes de que arrojase la botella, que cayó cerca de los atletas que estaban compitiendo.

Según la fuente, ninguna persona resultó herida y el incidente no alteró la final de 100 metros, que ganó el jamaicano Usain Bolt.

El atleta estadounidense Justin Gatlin, que ganó la medalla de bronce en la final, dijo que el incidente causó un "poco de distracción", informa la cadena BBC.