El Gobierno de Costa Rica informó hoy que el Tribunal Contencioso Administrativo rechazó dos denuncias contra la concesión a la empresa holandesa APM Terminals para la construcción de un nuevo puerto en el Caribe de Costa Rica valorado en 1.000 millones de dólares.

El fallo fue anunciado a medios locales por el presidente de la gubernamental Junta de Administración y Desarrollo Portuario de la Vertiente Atlántica (Japdeva), Allan Hidalgo, quien dijo que el Tribunal declaró "sin lugar" las demandas.

Las denuncias, interpuestas por sindicatos y productores de banano, indicaban que el contrato debía declararse ilegal porque otorga el monopolio del manejo de contenedores a APM Terminals y porque no se cumplían requisitos ambientales, legales y financieros.

Hidalgo dijo que el tribunal confirmó en el fallo, notificado hoy a las partes, que se cumplieron todos los requisitos necesarios para la firma del contrato.

Los demandantes aún pueden acudir a la Sala de Casación para apelar la decisión del Tribunal.

En junio pasado el Sindicato de Trabajadores de la Japdeva (Sintrajap) protagonizó una huelga de una semana en los muelles de Limón y Moín (Caribe), los más importantes del país, en protesta por la concesión de lo que consideran un monopolio del manejo de contenedores de la firma APM Terminals.

La huelga terminó luego de una negociación en la que el Gobierno se comprometió a invertir al menos 70 millones de dólares en la modernización de los actuales puertos estatales de Moín y Limón.

APM Terminals ganó la concesión por 30 años para construir el puerto con una inversión de casi 1.000 millones de dólares.

El contrato con APM Terminals ya recibió el refrendo de la Contraloría General de la República y se espera que la primera fase esté en operaciones para el 2016, cuando podrá atender barcos Post-Panamax, los de mayor capacidad, que a partir de 2014 podrán transitar por el ampliado Canal de Panamá.