Centroamérica conmemorará mañana los 25 años de la firma del Acuerdo de Esquipulas II, que sentó las bases políticas para la pacificación de la región tras décadas de cruentos conflictos armados, con seminarios, foros y una cumbre presidencial del Sistema de Integración Centroamericana (Sica).

Managua será el martes la sede de un seminario auspiciado por la embajada de Francia en Nicaragua, para analizar los retos a los que se enfrenta la región para alcanzar la anhelada "paz social" y el desarrollo.

El evento estará a cargo del exvicepresidente guatemalteco Roberto Carpio Nicolle, y del exjefe militar nicaragüense Humberto Ortega, hermano del gobernante de Nicaragua, Daniel Ortega.

Para el próximo miércoles, el presidente Ortega convocó una reunión presidencial del Sica en la capital del país para conmemorar los 25 años de la firma del Acuerdo de Esquipulas II y para que la región se comprometa más "con lo que fue esa batalla por la paz".

El mismo miércoles se celebrará en Guatemala un foro organizado por la Fundación Esquipulas para la Integración Centroamericana, que encabeza el expresidente Vinicio Cerezo (1986-1990), al que han sido invitados ocho exgobernantes de la región para disertar sobre "Centroamérica en una nueva era".

El convenio de paz fue firmado el 7 de agosto de 1987 por los entonces presidentes Ortega de Nicaragua; Cerezo de Guatemala; José Napoleón Duarte de El Salvador; José Azcona Hoyos de Honduras, y por el costarricense Óscar Arias, quien aquel mismo año recibió el Premio Nobel de la Paz por su papel en esa negociaciones.

El acuerdo estableció una hoja de ruta no solo para promover la reconciliación nacional y el final de las hostilidades en Centroamérica, en especial en Guatemala, Nicaragua y El Salvador, sino también la democracia y elecciones libres en la región.