Cuba y Brasil fueron los países latinoamericanos que mayor número de púgiles llevaron a los Juegos Olímpicos de Londres con ocho y siete, respectivamente, y este lunes rentabilizaron su despliegue, asegurándose una medalla cada uno en el boxeo masculino.

El ligero Yasnier Toledo garantizó una segunda medalla para Cuba al vencer al kazajo Gani Zhailauov por 19-11 para avanzar a semifinales, instancia a la que el gallo Lázaro Alvarez.

Ambos cubanos lucharán ahora por el pase a la final y convertir el bronce en plata u oro. Toledo deberá medirse con el ucraniano Vasyl Lomachenko, quien fue oro en los pasados Juegos de Beijing 2008 y eliminó previamente al puertorriqueño Félix Verdejo por 14-9, exhibiendo su habitual solidez.

Puerto Rico, quien perdió el concurso del minimosca Jantony Ortiz ante el ruso David Ayrapetyan el sábado, sólo mantiene a Jeyvier Cintrón en liza, y el mosca peleará el martes contra el ruso Misha Aloian por un pase a semifinales.

Toledo calificó de "final adelantada" el choque con Lomachenko, a quien considera "uno de los mejores atletas del mundo, un boxeador excepcional, fogoso y con buen ritmo de combate".

El ucraniano ya derrotó al cubano en la final del pasado Mundial de Bakú.

Brasil aseguró su primera medalla en hombres con la victoria del mediano Esquiva Falcao sobre el húngaro Zoltan Harcsa por 14-10 en tercera ronda. El triunfo significó la segunda medalla del país sudamericano en boxeo, después que Adriana Araujo también asegurara el bronce por la mañana en el torneo femenino. La última vez que un púgil brasileño subió al podio en unos juegos fue en México 1968.

"La clave fue mi inteligencia. Harcsa era un rival grande y fuerte, pero lo había estudiado mucho y pensé mucho durante la pelea. El bronce sabe muy bien, pero necesito saborear el oro", dijo en tono afirmativo Falcao, quien enfrentará al favorito local, el inglés Anthony Ogogo, en semifinales. "Ya le gané en el Mundial de Bakú (17-12), pero es fuerte y será difícil. También por la influencia del público en los jueces. Será importante tomar ventaja".

Ogogo derrotó previamente al alemán Stefan Hartel por 15-10.

La semifinal opuesta en peso medio ofrecerá el combate entre el japonés Ryota Murata y el uzbeko Abbos Atoev.

En el capítulo de sorpresas debe anotarse el triunfo del lituano Evaldas Petraskaus por 16-14 sobre el italiano Domenico Valentino, que significó la primera medalla en boxeo en la historia de Lituania. Petraskaus luchará por algo más con el surcoreano Soonchul Han.

El indio Vijender Singh, bronce en Beijing 2008, también cayó inesperadamente por 17-13 ante Atoev.

En los superpesados, el británico Anthony Joshua se inspiró en el aliento de sus compatriota al eliminar al chino Zhilei Zhang por 15-11 y así figurar en el cartel de semifinales junto al kazajo Ivan Dychko. En la eliminatoria opuesta se medirán el azerí Medzhidov Magomedrasul y el italiano Roberto Cammarelle, oro en Beijing.