El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, condenó hoy el "atroz" tiroteo perpetrado el domingo contra un templo sij en Wisconsin (Estados Unidos), en el que murieron seis personas además del autor del ataque.

"Cualquier incidente que se cobre la vida de personas de una manera tan atroz en un lugar de culto merece toda condena", dijo ante la prensa el portavoz de Ban, Martin Nesirky, quien señaló que el máximo responsable de Naciones Unidas está "profundamente consternado" ante lo ocurrido en Wisconsin.

El tiroteo contra un templo de la comunidad sij, en el que además de los seis fallecidos resultaron heridas otras tres personas, se produjo en Oak Creek, a las afueras de Milwaukee (Wisconsin), sobre las 10.00 de la mañana hora local (15.00 GMT) del domingo.

El sospechoso como autor del ataque ha sido identificado como Wade Michael Page, de 40 años y, según confirmaron a Efe en Washington fuentes del Pentágono, fue miembro de las Fuerzas Armadas estadounidenses, aunque estaba retirado.

Las autoridades estadounidenses investigan ahora si Page pertenecía a un grupo supremacista blanco, tal y como ha señalado Southern Poverty Law Center, entidad que hace seguimiento de grupos supremacistas en Estados Unidos.

La organización sostiene que Page es un "neonazi frustrado" que fue líder de la banda "End Apathy", que hacía apología racista del poder de los blancos.