Los cubanos Dayron Robles y Orlando Ortega avanzaron el martes a las semifinales de los 110 metros con vallas, donde la gran sorpresa fue la eliminación del chino Liu Xiang, quien se cayó apenas en el comienzo de la carrera y abandonó el estadio visiblemente lesionado.

En tanto, el jamaiquino Usain Bolt abrió la defensa de su título de los 200 metros con un triunfo fácil en la eliminatoria. Corrió con paso relajado al menos durante los últimos 80 metros para hacer un tiempo de 20.39 segundos.

Bolt volverá a competir el miércoles por la noche en las semifinales. La final está prevista para el jueves.

El mejor tiempo de las eliminatorias en los 200 metros fue impuesto por el ecuatoriano Alex Quiñónez, con 20.28 segundos.

El compatriota de Bolt, Yohan Blake, ganó fácilmente su prueba eliminatoria en 20.38. Un tercer jamaiquino, Warren Weir, finalizó en 20.29, el segundo mejor tiempo después de Quiñónez, en una ronda en que avanzaron también el estadounidense Wallace Spearmon (20.47), el francés Christophe Lemaitre (20.34) y el holandés Churandy Martina (20.58).

Robles, vigente campeón olímpico y plumarquista mundial, ganó su serie de primera ronda sin demasiadas complicaciones con un tiempo de 13.33 segundos.

Aunque no quiso hacer declaraciones, levantó el dedo pulgar para indicar que se había sentido bien.

Ortega también se impuso en su serie con un registro de 13.26.

"Me he sentido muy bien", dijo Ortega. "Vengo a luchar a la final, a luchar los dos (junto con Robles) en la final".

Pero la gran sorpresa de la clasificación fue la eliminación de Liu, campeón olímpico en Atenas 2004. El velocista chino tropezó en la primera valla y cayó violentamente al suelo.

Con visibles gestos de dolor, abandonó la pista renqueante, sin apoyar la pierna derecha y ayudado por varios compañeros, entre ellos el español de origen ecuatoriano Jackson Quiñónez.

"Debía tener algún problema físico, lo siento mucho por él", explicó Quiñónez. "Hemos ido a ayudarle, porque en el circuito de vallas somos bastante compañeros y de verdad que hemos intentado ayudarle para que llegue a meta".

"Estaba afligido por la lesión, por no poder terminar la primera ronda. Le hemos dicho que lo sentíamos mucho y que se recuperase pronto", añadió.

El jefe del equipo de atletismo de China, Feng Shuyong, dijo después en una conferencia de prensa que los médicos no han examinado todavía a Liu pero consideran probable que se haya roto el tendón de Aquiles. Sobre si el vallista de 29 años contempla el retiro, Feng respondió, "no es el momento de hablar de eso".

El otro gran favorito de la distancia, el estadounidense Aries Merritt se impuso cómodo en su ronda con un tiempo de 13.07.

Liu repitió el guión de hace cuatro años en Beijing, cuando una lesión le impidió defender su título olímpico. Con el estadio Nido de Pájaro repleto, Liu abandonó la preliminar, tras estar prácticamente ya colocado sobre los bloques de salida. En ese mismo 2008, fue operado de un problema en el tendón de Aquilés de la pierna derecha.

Esta vez, el velocista chino llegó apenas un poco más lejos, hasta la primera valla.

Tropezó con ese obstáculo y lo derribó. Se sujetó la pierna derecha y permaneció tendido en la pista durante unos momentos. Se levantó y saltó sobre su pie izquierdo, por un carril exterior. Cuando llegó al lugar donde estaba la décima y última valla, se agachó para besarla y luego siguió hasta la meta.

Otro vallista, el húngaro Balazs Baji, acudió a donde estaba Liu y le levantó la mano, como a un campeón de boxeo. Luego, otros competidores le dieron la mano en muestra de solidaridad.

En Atenas 2004, Liu fue el primer chino en ganar una medalla olímpica de oro en atletismo. En 2007, conquistó el título mundial y se convirtió en una celebridad y en el gran favorito del público local para Beijing 2008.

Era y es el único astro chino del atletismo. Pero es más que eso, uno de los rostros más reconocidos del país asiático, que anuncia desde zapatos hasta automóviles.

Ahora, tiene en su currículum un gran éxito olímpico y dos fracasos. Se esperaba con ansia su duelo contra Robles, quien afirma que ambos son amigos. No habrá tal enfrentamiento en Londres.