El pesimismo de los españoles ante la crisis aumentó en julio y cuatro de cada diez considera que la situación económica va a empeorar, según el barómetro de julio del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), difundido hoy.

Según esta encuesta, el desempleo sigue siendo el principal problema para los españoles, citado por el 78,6 %, seguido de los problemas de índole económica para el 46,5 %, mientras que la clase política sigue como tercer problema, y aumenta el número de ciudadanos que la mencionan, hasta el 25,4 %.

Para una amplia mayoría (el 89,4 %), la situación económica del país es "mala" o "muy mala" y sólo el 0,6 % la considera "buena", mientras que el 40,5 % augura que empeorará, frente a sólo un 18,2 % que espera que mejore y un 30,2 por ciento que estima que no cambiará.

En la lista de los principales problemas, tras el desempleo, la situación económica y la clase política, la cuarta inquietud de los ciudadanos es la corrupción y el fraude, que mencionan el 12,2 %, seguida de la sanidad (10,4 %) en el quinto puesto.

Los bancos, que antes no figuraban entre los diez primeros problemas para la ciudadanía y entraron en el sexto lugar en el anterior barómetro, siguen en ese puesto y son ahora mencionados por más encuestados: un 8,2 % los cita como problema.

La educación (7,1 %), los recortes (5 %), la inmigración (4,5 %) y la inseguridad ciudadana (4 %) completan la relación de los diez problemas más citados por los encuestados.