El boxeo femenil debutó el domingo como deporte olímpico y la venezolana Karlha Magliocco no desaprovechó la ocasión para dejar impronta su huella en una fecha histórica.

Magliocco completaba con las brasileñas Adriana Araujo, Roseli Feitosa y Erica Matos el póker de latinoamericanas inscritas en la nueva disciplina, que cuenta con 35 mujeres participantes.

El triunfo por 15-14 de la nativa de Ciudad Bolívar sobre Matos en el segundo combate de la parrilla la posicionó en cuartos de final, donde el lunes peleará contra la estadounidense Marlen Esparza en el peso mosca para asegurar al menos una medalla de bronce.

"No tengo palabras para expresar lo que siento. Estoy más que feliz y le doy gracias a Dios por estar aquí y lograr una victoria olímpica. Era un sueño. El escenario me dio fuelle", expresó la venezolana, quien destacó la calidad de su próxima rival y no quiso buscar excusas en la falta de descanso. "Marlen es muy buena, valiente y reñida. Pero nos hemos preparado a conciencia y yo voy por mi medalla. Lo demás son gajes del oficio".

Esparza, una de las grandes esperanzas a medalla de Estados Unidos tras la eliminación de ocho de sus nueve púgiles en competición masculina, alcanzó por clasificación directa la segunda ronda y fue medalla de bronce en el Mundial de 2006.

Su compatriota Quanita Underwood no pudo acompañarla a los cuartos de final al caer derrota ante la británica Natasha Jonas por 21-13.

Aparte del adiós de Matos, Brasil lamentó también el revés de Feitosa por 19-14 ante la china Jinzi Li, subcampeona mundial. Feitosa, campeona mundial en 2010, y Matos deberán contentarse con animar a su compañera Araujo en peso ligero. La cinco veces campeona panamericana sufrió para superar a la kazaja Saida Khassenova por 16-14, pero finalmente logró el pase y se medirá a la marroquí Oubtil Mahjouda el lunes.

La india Mery Kom, cinco veces campeona mundial, también pasó ronda con un triunfo por 19-14 ante la polaca Karolina Michalczuk y se medirá a la tunecina Maroua Rahali.