Un funcionario federal reveló el lunes que un ex miembro del ejército estadounidense, Wade Michael Page, fue quien presuntamente realizó el tiroteo en un templo sij en Wisconsin que cobró seis vidas. El sospechoso también murió en el incidente.

El funcionario norteamericano pidió no ser identificado al señalar que no estaba autorizado a hablar públicamente mientras la investigación sigue en curso.

Las autoridades investigaban los móviles de un ataque a disparos en el templo, que la Policía describió en principio como un acto local de terrorismo.

El ataque del domingo terminó en un tiroteo entre el presunto agresor y un policía en las afueras del templo en el suburbio de Oak Creek en Milwaukee. Siete personas murieron en el incidente, incluido el atacante.

Tres personas resultaron heridas de gravedad, en lo que la Policía calificó de un acto de terrorismo interno.

El ataque comenzó por la mañana, cuando Los feligreses oraban y meditaban en el templo, mientras decenas de mujeres preparaban alimentos en la cocina del santuario para compartirlos después de los servicios religiosos entre los miembros de la comunidad, sin importar su creencia religiosa. Los asistentes corrieron despavoridos para protegerse.

Satpal Kaleka — esposa del director del templo, Singh Kaleka — estaba en la sala del frente y vio al agresor cuando entró, de acuerdo con su sobrino Harpreet Singh.

"El no habló, sólo comenzó a disparar", dijo Singh al describir la experiencia que le relató Kaleka.

De acuerdo con la versión, Kaleka dijo que el atacante, un hombre blanco y calvo, pareció ingresar sin vacilación.

El sijismo es una fe monoteísta fundada en el sur del Asia hace más de 500 años. Cuenta con unos 27 millones de fieles en el mundo. Hay alrededor de medio millón de sijs en Estados Unidos, según algunos cálculos. En el resto del mundo, la mayoría vive en India.

Las autoridades federales describieron al sospechoso como un hombre blanco de unos 40 años de edad, pero se abstuvieron de mencionar de inmediato sus posibles móviles.

"Nunca creímos que esto pudiera ocurrirle a nuestra comunidad", narró Devendar Nagra, de 48 años, quien vive en la localidad de Mount Pleasant y cuya hermana salió ilesa del ataque al ocultarse en la cocina. "Nunca le hemos hecho daño a nadie".

De acuerdo con las autoridades, el FBI tiene a su cargo la investigación porque los tiroteos son considerados como actos de terrorismo en territorio nacional.

El domingo por la noche, la investigación pareció ir más allá del templo. La Policía estatal, agentes federales y el equipo antibombas del alguacil del condado irrumpieron en un barrio en las inmediaciones de Cudahy, ordenaron la evacuación de varias casas y buscaron en una vivienda dúplex.

Tom Ahern, agente de la Oficina para el Control de Bebidas Alcohólicas, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF por sus iniciales en inglés) dijo que se practicaron órdenes de cateo en el hogar del sospechoso. La Policía permitió que los vecinos regresaran a sus hogares el lunes.

En algunos lugares de la India, decenas de personas realizaron manifestaciones en las que pidieron a las autoridades estadounidenses que investiguen si el caso es un posible acto de intolerancia racial.

___

Los periodistas de The Associated Press Eileen Sullivan en Washington, Gretchen Ehlke en Milwaukee; Patrick Condon en Mineápolis; Sophia Tareen y Michelle Janaye Nealy en Chicago; y Larry Neumeister en Nueva York colaboraron para este despacho.