Esta vez fue Andy Murray el que festejó ante Roger Federer en la Cancha Central de Wimbledon.

Menos de un mes después de perder ante Federer en el mismo escenario en la final de ese Grand Slam, el británico arrolló el domingo al suizo por 6-2, 6-1, 6-4 y conquistó la medalla de oro en el tenis de los Juegos Olímpicos.

Fue una paliza por donde se la mire: Murray llegó a ganar nueve games consecutivos y le rompió el saque cuatro veces seguidas al número uno del mundo.

El triunfo fue la coronación del tenista escocés, que ha perdido las cuatro finales de Grand Slam que disputó hasta ahora, incluyendo tres contra Federer.

El suizo, en tanto, se quedó sin el oro que tanto anhela para completar el Golden Slam en su carrera, aunque la plata es su primera medalla olímpica en singles.

El argentino Juan Martín del Potro, que perdió ante Federer en una maratónica semifinal, se quedó con el bronce al despachar en dos sets al serbio Novak Djokovic.