Tres líderes locales de al-Qaida murieron en ataques aéreos, informó el domingo la coalición militar internacional en Afganistán.

La OTAN dijo que el jefe de la organización terrorista de la provincia de Kunar, en el oriente afgano, conocido como Mufti Assad, murió junto con su lugarteniente el viernes en el distrito de Watahpur, en Kunar.

Indicó que Assad era un experto en explosivos que coordinaba ataques de al-Qaida en la zona y que entrenaba a insurgentes talibanes a fabricar bombas para colocarlas en los caminos.

La coalición dijo que la incursión aérea no afectó a la población civil.

Indicó que otro ataque en la misma zona mató a otro personaje relacionado a al-Qaida, Fatah Gul, que administraba los campos de entrenamiento de insurgentes.

Las fuerzas internacionales han librado una campaña agresiva a fin de seguirle el rastro a los líderes talibanes y de al-Qaida, con el objetivo de debilitar a la red antes de la partida de las tropas de la coalición a fines del 2014.