El goleador Wilder Medina pronto volverá a las canchas con el Deportes Tolima después de cumplir una suspensión de un año por consumo reiterado de marihuana.

Medina fue castigado en septiembre de 2011 tras cumplir una inhabilitación de tres meses después de que dio positivo por consumo de marihuana en dos partidos del torneo Apertura en febrero. Según la Comisión Disciplinaria de la liga profesional Dimayor volvió a dar positivo en el control del 26 de marzo.

El futbolista de 31 años apeló en su momento ante la justicia ordinaria al creer que había sido sancionado dos veces por la misma falta y presuntamente se le había violado el derecho al trabajo.

La decisión de los tribunales lo favoreció, pero desistió de su queja ante el riesgo de que la Federación Colombiana de fútbol pudiese enfrentar dificultades con la FIFA y la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), y se exigiera la revisión del caso ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS, por sus siglas en inglés).

La AMA fija dos años de inhabilitación en la primera falta y de cinco en la segunda, pero la Comisión local argumentó que Medina admitió haber consumido marihuana. Deportes Tolima no lo marginó y le siguió pagando.

Medina, padre de cinco hijos, terminará la sanción el 25 de septiembre y participará en la Copa Sudamericana.

"Estuve a punto de volver a caer. Se me acumularon tantas cosas... El equipo en finales, yo con ganas de estar ahí, la muerte de mi hermano. Mi familia y los ruegos de mi mamá a Dios para que me permitiera salir de esto me ayudaron a resurgir", declaró el domingo al matutino El Tiempo de Bogotá.

"Estoy preparado, físicamente me voy poniendo a tono y los goles están ahí acumulados", sostuvo.

Wilder y su familia viven en Ibagué, donde los medios y los hinchas lo vigilan, pues no quieren que vuelva a recaer.

"Sé que es un problema social (la marihuana) que ataca a muchas personas en el mundo entero", admitió el futbolista, que creó una fundación para ayudar a las personas adictas.

Por orden de su club, Medina se somete a controles cada 15 días y aparentemente no ha recaído. Su inscripción en la Copa Sudamericana es una buena señal.

"De verdad, agradezco a ellos (Dimayor) porque si no me hubieran suspendido de esa forma (sólo un año), no me habría motivado a hacer mi fundación (que lleva su nombre). Yo nací para salvar personas", concluyó el futbolista colombiano.

Medina pasó por el bajo mundo y luego se distanció de éste cuando tuvo la oportunidad de actuar con Deportivo Rionegro de la segunda división en 2003. Más tarde se destacó con Patriotas e hizo 19 goles, y con la camiseta del Tolima obtuvo el Botín de Oro con 16 dianas en el Finalización de 2010.