El dominicano Luguelín Santos y el granadino Kirani James tienen algo en común: tienen 19 años y avanzaron como primeros en sus series a la final de los 400 metros planos del atletismo de los Juegos Olímpicos.

Santos y James podrían muy bien protagonizar un duelo aparte en la final, como dos grandes promesas en esta carrera de velocidad, y lucen como favoritos al podio.

Santos ganó con bastante facilidad su serie con tiempo de 44.78 segundos. Y después de la prueba, entre seriedad y broma, dijo que en la final van a tener que superarlo a él.

"Fue un poco suave", la semifinal, expresó el dominicano a la AP en la zona mixta. Pero "queda el gran día (el de la final)".

"El que quiera ganarme va a tener que hacerlo con 43.00 (segundos)", lanzó.

El quisqueyano aflojó al final cuando se dio cuenta que su más cercano perseguidor, el belga Kevin Borlee, jamás lo alcanzaría. El velocista europeo se clasificó en esa serie con 44.84.

El tiempo del dominicano, empero, no fue el mejor de las tres series disputadas. El trinitario Lalonde Gordon cronometró el mejor registro con su 44.58. Y James, la esperanza de la isla de Granada, ganó su semifinal con 44.59.

"La final es otra cosa. Como dije 43.00 es lo que va a dar la medalla de oro, y el que quiera ganarme va a tener que lograrlo", subrayó.

Santos nació en Bayaguana, una localidad al noreste de la capital dominicana. Empezó a practicar atletismo a los 10 años, aunque durante un tiempo ensayó con el ciclismo.

"Al principio tuve que entrenar, varias veces descalzo, en una pista de material sintético en el estadio de mi pueblo y ¡con un sol!", dijo en una entrevista con la AP antes de las olimpiadas.

En un lapso de dos años, Santos ha mejorado su marca personal significativamente: de 46.19 segundos en 2010 a los 44.45 que fijó al imponerse en Hengelo, Holanda, el 27 de mayo.

LaShawn Merritt, el vigente campeón olímpico, ostenta los dos mejores registros del año con 44.12 y 44.19, pero el estadounidense fue eliminado sorpresivamente en la ronda preliminar el sábado.

La otra cara de la moneda por Latinoamérica en las semifinales del domingo fue el venezolano Albert Bravo, quien llegó séptimo en su serie con tiempo de 46.22 y se despidió de Londres.

Esa semifinal se disputó antes de la de Santos, quien le dio unas palmadas al venezolano en la zona mixta.

"Será en la próxima", le indicó el dominicano.