Prisilla Rivera anotó 21 puntos y condujo a República Dominicana a una decisiva victoria sobre Argelia en sets corridos en vóleibol femenino, que aseguró su clasificación a los cuartos de final en los Juegos Olímpicos.

En la segunda fase, las dominicanas tendrán la difícil tarea de enfrentar el martes a la favorita Estados Unidos, que venció en sus cuatro primeros partidos por el Grupo B, incluyendo a Brasil, y tenía pendiente un último partido.

Las dominicanas se impusieron 25-15, 25-16, 25-13 para afianzar un accidentado pase a la segunda fase. Perdieron en sus tres primeros partidos, pero ganaron sus dos últimos en el Grupo A.

Rivera y sus compañeras Milagros Cabral y Cándida Arias remataron con efectividad frente a la defensa del joven equipo argelino, que perdió todos sus partidos y terminó de último en su llave.

"Fue un juego muy importante para nosotros, teníamos que mantener nuestra concentración y nuestro ritmo, sabíamos que podíamos ganar", comentó Rivera tras la victoria.

Las dominicanas avanzan como cuartas en su llave, y corrían el peligro de ser eliminadas después de sus derrotas iniciales ante Italia, Rusia y Japón, pero revirtieron la situación con victorias ante Gran Bretaña y Argelia, éstas dos últimas eliminados.

"Siempre tuvimos enorme confianza en todo lo que hacemos. Pensamos que jugamos bien los primeros partidos pero los resultados no se nos daban. Hemos entrenado fuerte para jugar cinco partidos o más a este nivel", completó Rivera.

El brasileño Marcos Kwiek, técnico de las dominicanas, reconoció que a su equipo le espera una tarea complicada contra Estados Unidos.

"El próximo partido contra Estados Unidos será muy difícil, lo sabemos, pero todos los equipos son difíciles", admitió Kwiek. "Le tengo mucha confianza a ellas (sus jugadoras), pero tenemos un equipo muy joven, hemos trabajado muy duro los últimos años".

El Grupo B se completaba el domingo con los duelos entre Estados Unidos-Turquía y Brasil-Serbia. China venció 3-0 Corea del Sur.

En otros partidos del Grupo A, Japón venció 3-0 a Gran Bretaña y Italia enfrentaba más tarde a Rusia.