Abogada de profesión, la peruana Inés Melchor decidió este año hacer una transición en el atletismo. Dejó de correr los 5.000 y 10.000 metros para probar suerte en el maratón.

Esta diminuta atleta oriunda de Huancayo fue el domingo la mejor latinoamericana en el maratón de mujeres de los Juegos Olímpicos al cruzar la meta en el puesto 25, y al mismo tiempo impuso un nuevo récord peruano en la modalidad.

Pero la peruana, de 25 años, no estaba del todo satisfecha y calificó su actuación de "irregular".

Melchor terminó la carrera con tiempo de 2 horas, 28 minutos y 54 segundos, a 5.47 minutos de la etíope Tiki Gelana que se adjudicó la medalla de oro al pulverizar el récord olímpico con registro de 2:23:07. La plata fue para la keniana Priscah Jeptoo y el bronce para la rusa Tatyana Petrova.

En una carrera que se desarrolló con momentos de lluvia y sol, la peruana llegó a estar entre las tres primeras en el kilómetro 21. Pero según ella lo que hizo fue suicida.

"Equivoqué mi estrategia. No debí salir tan rápida e intentar terminar con fuerza", lamentó, aún arropada con una toalla blanca en la zona mixta de prensa. Agregó que al final su actuación llegó a estar en un "60, 70 por ciento".

La peruana dijo que su meta era llegar entre las 15 primeras.

Melchor fue una de las tres maratonistas peruanas que compitieron el domingo. Fue la primera vez que Perú asistió con tres mujeres en el maratón femenino y clasificadas con la marca A. Gladys Tejada finalizó 43ra y Wilma Arizapana fue 55ta.

"No fue mi mejor carrera, pero hice un esfuerzo muy grande por mi país", dijo Tejada. "Lo mejor de este día es que al menos una de mis compañeras (Melchor) hizo un buen tiempo... algo tenemos que rescatar de esto".

"La lluvia y el sol, me agobió", agregó.

Fue el primer maratón olímpico para Melchor, ya que en 2004 fue invitada a los Juegos de Atenas para correr los 5.000 metros. No le fue bien en esa prueba y cuatro años después no pudo hacer la marca y estuvo ausente en Beijing.

Entonces, este año decidió probar en el maratón y en marzo en Seúl, Corea del Sur, consiguió la marca para asistir a Londres.

Contrario a lo que dijeron otras competidoras latinoamericanas, Melchor afirmó que le gustó correr con lluvia, pero que en la segunda parte de la carrera, luego de ir entre las punteras, comenzó a sentir cansancio.

"También me pasó factura una tendinitis que me había afectado los últimos días", aseguró. Pero "toda esta experiencia, los errores, las emociones; todo me servirá para mejorar más adelante".

Por lo pronto, sin embargo, Melchor aseguró a The Associated Press que a su regreso a su país comenzará a ejercer como abogada.

"Abogada registral, tiene que ver con asuntos sobre bienes inmuebles...", explicó. Pero "mi idea es especializarme en derecho deportivo".

Entre las maratonistas latinas hay otra abogada, la mexicana Karina Pérez, quien finalizó en el lugar 50.

Pérez dijo a la AP que su especialidad es en lo laboral, pero que no ejerce. "Me ha ido bien en lo económico como deportista", manifestó.

Melchor, la segunda de cuatro hermanos, se metió a la práctica del atletismo en el colegio en 2000.

"Mientras me entrenaba, también estudiaba", recordó.

___

Juan Zamorano está en Twitter como http://twitter.com/Juan_ZamoranoAP