El futbolista nigeriano Chinonso Ihelwere Henry se desplomó sobre la cancha y murió el domingo durante un partido de la segunda división rumana después que los médicos no lograron reanimarlo.

El jugador de 21 años del FC Tulcea cayó sobre el césped en el encuentro ante el FC Balotesti, dijo Bogdan Oprita, jefe del servicio local de ambulancias, en declaraciones a la agencia noticiosa local Agerpres.

El partido se disputaba en el pueblo de Baltoesti, al norte de la capital Bucarest. Los médicos no pudieron salvarlo después que su corazón dejó de latir y él dejó de respirar, señaló Oprita.

Se efectuará una autopsia para determinar la causa del fallecimiento, agregó el funcionario. Hasta el momento no había más detalles.

Henry, que llegó a Rumania en 2007, jugaba para el Tulcea desde 2010.