Israel ha reforzado recientemente su escudo de defensa anti-balístico como parte de un complejo sistema destinado a neutralizar el disparo de cohetes y misiles de medio alcance desde Siria, Irán o por la milicia libanesa Hizbulá.

De acuerdo al diario "Haaretz", Israel ha llevado a cabo últimamente mejoras significativas en su sistema de defensa anti-balístico Arrow ("Hetz", en hebreo), que intercepta cohetes y misiles de medio alcance.

Desarrollado por Israel y Estados Unidos en los años noventa, cuenta con una nueva versión, el Arrow 2, cuyas baterías se encuentran operativas, mientras ambos países trabajan en otra mejorada que esperan completar en los próximos años.

Los nuevos sistemas tendrán un alcance y precisión mayor al actual y tienen por objeto interceptar misiles de medio alcance a una altura suficiente para desintegrarlos, incluidos los que portan cabezas nucleares.

El Arrow fue desarrollado por las Industrias Aeroespaciales de Israel y la empresa Boeing y salió a la luz en 2000 con el objetivo de alcanzar en vuelo misiles balísticos de largo alcance como los Squads de Siria, o los Shihab iraníes.

A este sistema se suma otro más reciente y también desarrollado con ayuda estadounidense, denominado "Cúpula de Hierro", para interceptar proyectiles disparados desde la franja de Gaza contra comunidades israelíes aledañas.

Sus baterías logran derribar cohetes y proyectiles de corto alcance, como los rudimentarios Kasam o los Katyusha.

En los últimos años este sistema ha sido mejorado para responder a amenazas de medio alcance, como los Fajr 5 iraníes, que cuentan con un rango de 75 kilómetros.

El rotativo de Tel Aviv apunta, no obstante, que la capacidad de respuesta por parte de Israel a los cohetes y misiles de medio alcance no era del todo completa y existía un agujero entre el alcance máximo del "Cúpula de Hierro" y el mínimo del Arrow.

Y en ese contexto, la industria de Defensa israelí está trabajando en un tercer sistema, el Davis Sling, destinado a llenar ese vacío y aún en proceso de construcción hasta 2015.

Esta nueva generación de misiles anti-balísticos, denominada "Bloque 4", podría interceptar cohetes avanzados de Siria y Hizbulá como los M600, un arma precisa con un alcance de 300 kilómetros.

Según las directrices dadas al estamento de seguridad, el titular de Defensa, Ehud Barak, y el director general de su Ministerio, Udi Shain, han dado la máxima prioridad a la financiación del nuevo sistema de defensa.

Israel habría decidido dar a conocer detalles de sus últimos avances en estos sistemas a la luz de las recientes demostraciones, entrenamientos y lanzamientos de cohetes y misiles por parte de Siria e Irán.