La etíope Tiki Gelana ganó el domingo el maratón de mujeres de los Juegos Olímpicos de Londres, en una carrera que comenzó bajo una lluvia intensa, prosiguió por un momento bajo el sol y terminó con otro aguacero.

Empapada de pies a cabeza, Gelana concluyó el recorrido en 2 horas, 23.07 segundos, un nuevo récord olímpico. La keniana Priscah Jeptoo llegó cinco segundos después y se llevó la plata, y la rusa Tatyana Petrova Arkhipova se quedó con el bronce.

Gelana no se vio afectada por el clima que, por el contrario, pareció beneficiarla.

"Me encanta correr en la lluvia, lo hago desde que era niña", comentó. "Me resbalé a mitad de la carrera y todavía tengo el codo lesionado. Pero no sentí dolor durante la carrera".

Hubo cuatro corredoras en la punta durante los últimos cinco kilómetros. Pero a muy poco de la meta, Gelana hizo un movimiento (y una mueca por el esfuerzo) para colocarse como líder. Bajo la lluvia, miró constantemente por encima de su hombro para darse cuenta de si Jeptoo ganaba terreno.

Pero la etíope consiguió después una buena ventaja y levantó las manos al romper el listón que delimitaba la meta, el cual para entonces se encontraba empapado.

Aunque las condiciones eran bastante favorables para el fondismo, varias corredoras se retiraron de la carrera.

La rusa Liliya Shobukhova, una de las favoritas, abandonó a mitad de la carrera por un problema en la pierna derecha, mientras que la británica Mara Yamauchi se dio de baja después de unos ocho kilómetros por una lesión en el talón.

Aunque el maratón usualmente termina dentro del Estadio Olímpico, en esta ocasión la ruta pasó por algunos de los monumentos más famosos de Londres: Big Ben, la Catedral de San Pablo, la Plaza de Trafalgar, el Puente de Londres, la Torre de Londres y finalmente el Palacio de Buckingham, cerca de la meta.