El Atlético de Madrid empató 0-0 con el Deportivo Saprissa de Costa Rica en el último partido amistoso del cuadro español en su gira por América Latina.

El encuentro, disputado el sábado en el estadio Ricardo Saprissa Aymá, en el norte de la capital San José, fue intenso. El arquero local Víctor Bolívar fue la figura al impedir en varias ocasiones que marcase el astro de los colchoneros, el colombiano Radamel Falcao.

El argentino Daniel "Cata" Díaz del Atlético fue expulsado en la etapa complementaria por acumulación de tarjetas.

Saprissa, un equipo fogueado en instancias internacionales, se plantó sin miedo ante el campeón de la Liga de Europa y, a sabiendas de la estrella de Falcao, le aplicó una marca estricta al tiempo que echaba mano del contragolpe y la velocidad.

La primera opción ofensiva la tuvo la escuadra de casa a los 10 minutos con un remate del uruguayo José Carlos Cancela que acabó en las manos seguras del espigado portero Thibaut Courtois.

El Atlético esperó con sapiencia y, poco a poco, inclinó la balanza de ataque hasta que a los 39 Falcao apareció al fin al cobrar un tiro libre que asustó a los locales, pero no a Bolívar, quien rechazó su remate y luego el rebote de Raúl García.

Un minuto mas tarde el mismo Falcao superó en lo alto la marca de dos defensores pero su cabezazo encontró de nuevo los puños de Bolívar.

En la etapa complementaria la dinámica se concentró en la media cancha con un cuadro español encima del costarricense, que se valió de la velocidad e insistencia del juvenil Daniel Colindres para incomodar a la retaguardia visitante.

El "Tigre" Falcao apareció de nuevo apenas iniciado el juego pero de nuevo Bolívar le negó el gol. Entonces un contragolpe inmediato puso a Cancela frente a la portería de Courtois pero su disparo se fue por fuera.

El juego continuó intenso pero sin goles hasta el final.

El empate ante el Saprissa pone fin a la gira latinoamericana del Atlético de Madrid, que continúa con su preparación con miras al juego de la Supercopa europea frente al Chelsea de Fernando Torres, el 31 de agosto en Mónaco.