Hombres armados y enmascarados mataron el domingo a 15 guardias egipcios en un retén ubicado en la frontera entre Gaza e Israel, dijeron autoridades.

Egipto culpó a combatientes extremistas de Gaza y el desierto del Sinaí egipcio por el ataque, en el que se usaron rifles automáticos y armas montadas en vehículos.

El ejército israelí indicó que el ataque fue parte de un complot para secuestrar a un soldado israelí y que dos vehículos comandados por los atacantes chocaron del lado de Israel, donde uno explotó.

En un comunicado, el ministro de Defensa de Israel, Ehud Barak, declaró que el ejército israelí y la oficina de seguridad interna "frustraron un ataque que pudo lastimar a muchos. Los métodos de ataque de los extremistas elevan la necesidad de una acción determinada egipcia para reforzar la seguridad y evitar el terrorismo en el Sinaí".

El ataque ocurrió por la tarde en el pueblo fronterizo de Rafá, en Egipto, donde los soldados estaban teniendo el tradicional alimento al final del ayuno diario por el mes santo del Ramadán.

La televisión estatal egipcia indicó que el ataque en el puesto de control fue efectuado por extremistas islámicos. La televisora citó palabras de un oficial de seguridad que indicó que 13 soldados fallecieron en el ataque coordinado entre palestinos que entraron a Egipto desde Gaza y egipcios en el Sinaí.

El oficial de servicios de emergencia Ahmed el-Ansari indicó que 15 personas fallecieron en el ataque y que había siete heridos por arma de fuego.

La televisión egipcia indicó que el presidente egipcio Mohamed Morsi convocó a una junta de emergencia con mandos militares después del ataque.

___

Los periodistas de The Associated Press, Daniel Estrin en Jerusalén, Ibrahim Barzak en Gaza, y Sarah El Deeb en El Cairo, colaboraron con este despacho.