Al menos nueve personas murieron hoy en distintos ataques perpetrados en Irak, informaron fuentes policiales, que destacaron que las autoridades abortaron un intento de fuga de varios presos en la cárcel central de Bagdad.

Las fuentes explicaron que tres policías perdieron la vida tiroteados por un grupo de hombres que utilizó pistolas con silenciadores contra un puesto de control en la zona de Bab Singar, al oeste de Mosul, 400 kilómetros al norte de Bagdad.

En el centro de Mosul, tres personas murieron por la explosión de una bomba lanzada por un hombre contra un puesto de control en la zona de Al Kurnish y, acto seguido, los policías mataron al atacante a tiros.

En otro atentado, un coche bomba explotó al paso de un convoy en el que se desplazaba un responsable del Ministerio del Interior, el general Mohamed Gazi, en el barrio de Al Qahira, en el norte de Bagdad.

Una persona pereció y otras seis resultaron heridas en el ataque, entre estas últimas el propio Gazi y dos de sus guardaespaldas, añadieron las fuentes.

En el noreste de Baquba, capital de la provincia de Diyala, 65 kilómetros al norte de Bagdad, un hombre perdió la vida y su mujer resultó herida grave por disparos contra el vehículo en el que viajaban en la zona de Yarf al Malh.

La Policía de Diyala halló, además, el cadáver de un hombre con impactos de bala en la cabeza cerca de una granja en el pueblo de Beni Saad, 20 kilómetros al suroeste de Baquba.

Por otro lado, el Ministerio de Defensa iraquí informó este domingo en un comunicado de que anoche abortó un intento de fuga por parte de presos que querían usar un túnel subterráneo para escapar de la cárcel central de Bagdad.

Alertados sobre las intenciones de los reos, los militares iraquíes evitaron su fuga, según el Ministerio, que añadió que las autoridades han abierto una investigación del suceso.